Presión cambiaria y mayor incertidumbre, las consecuencias de un default

defaultCuando faltan menos de 48 horas para que la Argentina entre en default, y sin un arreglo posible a la vista, la pregunta es qué consecuencias podrá tener esto en la economía real.

“El primer canal de impacto es lo financiero”, explica Diego Martínez Burzaco. “Precios de bonos y acciones bajan, suben los costos de financiamiento e imposibilita acceder al escaso crédito externo que tenían a disposición algunas empresas argentinas. Un caso puntual es YPF que recientemente había colocado  1.000 millones de dólares a 8,75% bajo un bono a 10 años con legislación neoyorquina”.

Con respecto al impacto que el default puede presentar para la administración financiera del país, Burzaco dice:”En relación al consumo y la inversión, un default es sinónimo de mayor incertidumbre. Y cuando ésta aumenta, ambas variables se ralentizan o paralizan. Se postergan planes de consumo e inversión hasta encontrar un escenario menos beligerante. Falta la confianza. Todo esto impacta en la actividad”.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.