El nuevo presidente de Chile podría ser positivo para nuestras inversiones

Chile Energia El ABC 03.09.14

No bien bajé del avión en Santiago, me golpeó una ráfaga de aire frío. No me estoy quejando. Después de un interminable viaje de 48 horas – gracias a problemas de conexiones – el invierno andino era justo lo que necesitaba para despertarme y prepararme para el largo día de trabajo. Desde el aeropuerto, fui directamente al Foro de Inversión de Mercados Latinoamericanos que se llevaba a cabo en Chile, donde pasé los siguientes dos días escuchando a funcionarios de bancos centrales, dirigentes de fondos de inversión y CEOs de empresas, debatiendo sobre la economía local. Y aunque estaba cansado, fue la introducción perfecta a mi estancia en Chile ya que tengo la intención de pasar el resto del mes en busca de oportunidades de inversión local. De hecho, como explico más adelante, creo que he encontrado una. Es una pequeña historia que me gustaría explicar …

 

Conociendo a Michelle Bachelet

Hasta ahora, mi breve tiempo aquí he confirmado algunas de las ideas que ya tenía sobre Chile. A cada momento, Santiago le recuerda que usted está en la economía más desarrollada de América Latina. Altos rascacielos, calles limpias y un sistema de metro muy eficiente. La capital latinoamericana mas europea que he estado. Por supuesto, no todo es perfecto. A pesar del impresionante desarrollo económico de Chile subsisten algunos problemas graves. Es uno de los países más desiguales de América Latina, con protestas recientes que muestran que muchos sienten que no forman parte de los beneficios del crecimiento. Por otra parte, con el enriquecimiento del pais, han surgido nuevos desafíos. Por eso me alegré de ver un presidente izquierdista como Michelle Bachelet llegue al poder en marzo de este año. Bachelet ya tenía una exitosa temporada como presidente entre 2006 y 2010, pero esta vez ella prometía ser mucho más radical. Desde que llegó a la oficina, ha anunciado reformas radicales que parece que van a reorganizar la economía, uno de dichos temas desempeña un papel importante en la oportunidad quiero compartir con ustedes.

 

¿Cómo solucionar el problema energético de Chile?

En las últimas décadas, Chile ha estado en una increíble racha económica pero todavía hay margen para mejorar. El país para lograr la verdadera condición de economía desarrollada, deberia aumentar la productividad. Una de las formas más sencillas y obvias de lograrlo es hacer frente a los cuellos de botella de infraestructura. En el caso de Chile, la mayor parte de sus sistemas de transporte son muy buenos, pero el suministro de energía es otro asunto. Por ejemplo el departamento que estoy alquilando, no tiene los habituales ‘gastos incluidos’ que usted tiende a tener con un alquiler de corto plazo. En su lugar, me dijeron debemos verificar todas las lecturas de los medidores, al inicio y al final de mi estadia, de modo que no haya ningún problema cuando llegue la factura final .

Cuando le pregunté por qué, el dueño me dijo que “la calefaccion de aquí es demasiado cara y los visitantes extranjeros siempre se sorprenden por el costo alto”. Incluso, la persona que me alquilo el departamento, me desconecto un pequeño calefactor para disminuir el costo.
Los problemas energéticos de Chile no son nada nuevo. No dispone de muchas facilidades de carbón, petróleo o gas. Chile se ha basado tradicionalmente en importaciones de energía hidroeléctrica y combustibles fósiles. Desafortunadamente problemas históricos con los países vecinos, como Bolivia, significa que conseguir esos suministros no siempre es sencillo.

Los chilenos han conseguido evitar esto mediante la construcción de terminales de importación de gas natural licuado (GNL). Estas terminales transforman el gas natural licuado nuevamente a estado gaseoso después de ser transportado por mar desde donde fue producido originalmente.

Como se puede imaginar, todo este proceso lleva a pagar un precio más alto por la energía. Es evidente que Chile no parece ser capaz de concretar todos los proyectos de energía que podrían mejorar la ecuacion. En los últimos años, importantes proyectos de carbón, de gas e hidroeléctricos han estado estancados por las protestas locales. Al igual que muchos países, los chilenos tienen que tomar algunas decisiones difíciles acerca de su energía. Las compensaciones deben hacerse entre las preocupaciones ambientales y financieras. Pero hasta ahora no se han conseguido esas definiciones. Mientras tanto, los costos de energía para los locales, empresas e incluso su humilde corresponsal siguen aumentando. Una solución obvia sería la eólica, solar o la de gestión proyectos hidroeléctricos de rio. Estos evitarían las protestas provocadas por las mega represas o centrales de carbón. No hay duda que estos problemas son los que han llevado a la Presidenta Bachelet a prometer que casi la mitad de la nueva energía proyectada de aquí a 2025 se construya en base a este tipo de fuentes renovables.

Mi primer consejo de la energía renovable de América Latina fue la española fabricante de turbinas eólicas Gamesa. Se cumplieron los pronósticos y logro un incremento muy importante. Tal vez en este momento no lo aconsejaría. De todos modos podemos comentar una nueva oportunidad.

Rame Energy, es una importante empresa que se dedica a energía eólica y solar, que tiene un interesante desarrollo en Chile. Tiene una gran cantidad de sitios con potencial en los extremos norte y sur del país, mientras que también compite por contratos de mantenimiento e instalación de los parques eólicos que son propiedad de las grandes mineras en el país.   Por ejemplo, recientemente se adjudicó un contrato para suministrar una estación de monitoreo para parque eólico de 20MW en Punta Colorada de Barrick Gold.   Todo hace pensar que debemos estar atentos al desenvolvimiento del nuevo gobierno chileno y tener los ojos bien abiertos para nuevas oportunidades.

 

Desde Chile James McKeigue – The New World

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *