La industria energética de México está abierta para los negocios

Pemex el ABC 23.09.14

Es justo decir que el Presidente Peña Nieto divide a la opinión pública local. Ha ganado una elección polémica hace dos años, pero a una gran parte de la población aún no se la ha ganado. De hecho, su índice de aprobación ha caído este año al 37% desde el 54%.

También hay historias contradictorias respecto a sus antecedentes. Pero todo hace pensar que Peña Nieto va a tener la última palabra exitosa. Después de un año de duras discusiones, finalmente ha logrado que la Legislatura haya aprobado la histórica legislación a su reforma energética. Independientemente de dimes y diretes personales, pasara a la historia como uno de los presidentes mexicanos más influyentes del siglo. Y, lo más importante para nosotros, es que se abre la puerta a una de las más emocionantes oportunidades de inversión de la década.

 

México puso en marcha su Revolución Energética

Los lectores habituales sabrán que he sido optimista sobre México desde tiempo atrás. Escribí mi primer artículo sobre el país poco después que Peña Nieto llegara al poder. Me gustaba la base manufacturera del país, la integración con la economía estadounidense y la recuperación de fuerzas demográficas, todos factores suficientes como para recomendar un seguimiento del mercado de valores. Pero, pensaba que el verdadero catalizador vendría con las reformas a la industria de la energía. Al final del año pasado Peña Nieto logró cambiar la Constitución para permitir la reforma energética. Se necesitó lograr la aprobación de las leyes que dieran a las empresas el marco legal para para poner en marcha la reforma energética. A pesar de pronósticos optimistas, no imaginaba que fuese tan rápido. Eso es lo que Peña Nieto ha logrado en estos días y el camino ya está abierto para que el sector privado se involucre. Y eso es una buena noticia para los inversores. Desde mi primer nota, las acciones han aumentado 16%, pero ahora que la reforma se ha convertido en ley, es de esperar ganancias mucho más importantes para las principales acciones relacionadas con de la energía.

 

El potencial energético de México: 87 mil millones de barriles de petróleo y gas

Lo sorprendente de la reforma es la escala de la oportunidad. México tiene un estimado de 87 mil millones de barriles de recursos prospectivos de petróleo y gas, dos veces más, según estimaciones, de lo que Gran Bretaña ha extraído del Mar del Norte en el último medio siglo. Pero el hecho es que claramente hay una gran cantidad de petróleo y gas. Pemex, el gigante energético estatal de México, ha lanzado cuatro paquetes de oportunidades para las empresas privadas. En el primero se evalúan las empresas con la tecnología y el dinero para ayudar a impulsar la producción y los campos maduros. El segundo requiere casi $ 7 mil millones de inversión y se centra en los campos con un desafío técnico petróleo extra-pesado. El tercer paquete se compone de dos campos de gas en aguas profundas gigantes en el Golfo de México. Y el cuarto y último paquete es para dos campos de petróleo en aguas profundas. En total Pemex está tratando de firmar $ 32bn de dólares en acuerdos de asociación en los próximos 15 meses. Por supuesto esto es sólo la primera etapa, que consiste en áreas donde Pemex sabe que hay petróleo y gas. Las empresas privadas también podrán explorar nuevas áreas y llevar el gas de esquisto en línea.

 

¿Cómo invertir en la revolución energética de México?

También hay oportunidades en otros sectores de energía. La industria petroquímica se ha abierto completamente, a las empresas extranjeras se les permite empezar con el 100% de las operaciones de propiedad privada. A actores privados de generación de electricidad también se les permitirá vender directamente a los clientes de negocios. Esta liberación del mercado eléctrico impulsará el transporte de gas. Con más libertad para negociar los precios, hay más incentivo para construir oleoductos que puedan traer gas natural barato de los EE.UU.. Estos movimientos en petroquímica y gasoductos no atraen tanta atención como la exploración de petróleo, pero van a tener un impacto más rápido en la economía mexicana. Una industria petroquímica y gasífera más eficiente y barata, ofrece a México más ventajas competitivas. Precios más bajos de energía, también, ayudaran a reforzar el apoyo público a las reformas y convencer a los mexicanos escépticos que esto no es sólo un silbido para enriquecer a un puñado de extranjeros. Entonces, ¿cómo podemos invertir? Bueno hasta que veamos quien apuesta y a que, aun no podemos definir un grupo de empresas de petróleo y gas. Algunos nombres, como Pacific Rubiales, Total y Noble Energy ya han declarado su interés pero nada confirmado aún.

Sin embargo, mientras tanto, todavía podemos jugar de forma indirecta. Los primeros aspectos de la reforma se harán sentir especialmente en la petroquímica, distribución de gas y generación de electricidad. Propongo el conglomerado químico mexicano Mexichem puesto en marcha de nuevo en septiembre del año pasado. Desde su reinicio, las entregas, han sido más rápido de lo esperado, lo cual da un buen augurio para su futuro.

James McKeigue (desde Chile)

The New World

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *