El Comercio de Alta Frecuencia sigue desordenando los mercados

 

Comercio Alta Velocidad El ABC 20.11.14

 

A pesar de los esfuerzos de los especialistas y de los medios poco se ha logrado avanzar. Remarquemos determinados conceptos básicos de este problema

 

¿Qué es el comercio de alta frecuencia?

Es un término comodín para algunas de las últimas técnicas de comercio computarizado. Muchos de ellas dependen de un súper-rápido pedido automático para la búsqueda de ganancias pequeñas (tan sólo fracciones de un centavo). Esta búsqueda, automatizada, consigue enormes beneficios cuando las operaciones son lo suficientemente grandes y suficientemente repetitivas. Las llamadas transacciones de alta frecuencia (HFT) difieren de las estándar en su velocidad, frecuencia y complejidad. Los fondos de cobertura, los operadores financieros y grandes firmas comerciales con muchos especialistas que han surgido en la última década, necesitan el uso de computadoras súper-rápidas y programas complejos para su operatoria. Compran y venden miles de títulos al día. Es común que mantengan posiciones en un activo subyacente por cuestión de segundos.

¿A qué velocidad se hacen estas operaciones?

Un conocido informe del Bank of International Settlements (BIS) se refirió a las transacciones de alta frecuencia (HFT) en el mercado de divisas. Estas empresas especializadas pueden disparar las órdenes en menos de una milésima de segundo, en comparación con diez a 30 milisegundos para la mayoría de los bancos. “Por comparación, un ser humano utiliza 150 milisegundos para parpadear “, dice el BIS. Se ha avanzado mucho durante estos últimos diez años de desarrollo de las HFT. De hecho, en términos de volumen, las transacciones de alta frecuencia computarizadas representan actualmente entre dos tercios y tres cuartas partes de todas las operaciones de Wall Street, según la mayoría de las estimaciones. Para Gran Bretaña y Europa, la proporción es significativamente menor.

¿Por qué hay gente que está preocupada?

Muchos temen que la HFT desestabilicen los mercados y que sea más fácil de manipularlos (ver más abajo). En un estudio publicado tiempo atrás llamado The Dark Side of Trading, tres académicos americanos, encontraron que “un gran volumen de comercio puede ser desestabilizador, facilitando una mayor inducción a la volatilización del comercio, por encima de las inevitables causales naturales de la volatilidad”. Argumentaron que, mientras con niveles “bajo a medio” de comercio se tiende a beneficiar a la mayoría de los inversores, puede haber un punto de inflexión más allá del cual, con niveles masivos de comercio, se acentúe la volatilidad y se beneficie “sólo a un pequeño círculo de los inversores”. De hecho, un estudio de noviembre pasado elaborado por un profesor de Yale encontró que las transacciones de alta frecuencia (HFT) en los mercados de Estados Unidos, se correlaciona positivamente con la volatilidad de los precios – especialmente para las más de 3,000 acciones top y aquellas con alta participación institucional. “HFT dificulta la capacidad del mercado para incorporar información sobre los fundamentos de la empresa en los precios de los activos, ya que provoca que los precios de las acciones sobre reaccionen a las noticias fundamentales.”

Las conclusiones del estudio sobre “Flash Crash” del 2010, publicado por Securities & Exchange Commission de los Estados Unidos, son aún vigentes. El informe encontró que los programas HFT eran “claramente un factor que contribuye” al desorden (cuando el mercado de valores de Estados Unidos cayó 10% en cuestión de minutos, algunas acciones líderes se comercializaron brevemente a un centavo). En Gran Bretaña, una de las más fuertes voces de advertencia de los peligros planteados por HFT es Lord Myners, ex ministro de la ciudad antigua y veterano operador. Él culpa a la volatilidad observada durante determinados periodos a una “caja negra” comercial, más que a un corto plazo. “HFT parece tan ajeno a la verdadera función de los mercados de capitales, pero es potencialmente riesgosa”, afirmo. “Sin duda merece más atención de la que le han dado tanto el Financial Services Authority como el Treasury.”

¿Cómo reaccionaron la Autoridades Británicas?

Están preocupados, pero no entraron en pánico. Andy Haldane, director ejecutivo para la estabilidad financiera del Banco de Inglaterra, advirtió tiempo atrás que podría ser el momento para establecer un “límite de velocidad” en las operaciones de mercado para minimizar la amenaza de los movimientos sorpresivos. Tres artículos académicos fueron publicados al respecto, dentro de un trabajo mayor de la Tesorería, previsto para inicios del 2013 (“Futuro del comercio computarizado en los mercados financieros”). La principal conclusión es tranquilizadora: “no hay evidencia directa de que las transacciones de alta frecuencia basadas en computadoras haya incrementado la volatilidad”. Esta opinión está respaldada por el informe del Bank of International Settlements (BIS), que dice que los operadores de alta frecuencia ayudan a hacer el comercio más barato para todo el mundo, debido a menores spreads, mejoras de la eficiencia y aumento de la liquidez.

Sin embargo, hay dos advertencias. Por un lado, no estamos seguros y es demasiado pronto para decirlo. Por otra parte, pequeños cambios en el comportamiento comercial puede desencadenar eventos importantes y “conducir a interacciones no deseadas y resultados no esperados”.

En particular, “se podría argumentar que a mayor cantidad de decisiones comerciales tomadas por “los sistemas de comercio basados ​​en computadora-robotizados, mayor es el riesgo de ciclos de retroalimentación salvaje”, como el desorden sorpresivo Flash Crash sucedido poco tiempo atrás.

Procedimientos “non santos” al borde de la legalidad

Algunas firmas HFT operan en el borde de la legalidad en términos de tácticas de mercado. Según un estudio reciente de los académicos Bruno Biais y Paul Woolley, citados oportunamente por The Economist, las empresas operan activamente con procedimientos “non santos”, como la colocación de “órdenes falsas” de venta de acciones a precios atractivos. “Estas son utilizadas para azuzar a inversionistas crédulos para que se deshagan de sus propias acciones, y en ese momento, los inversores HFT retiran sus “ordenes falsas” y hacen valer las de verdad, a precios más bajos. Este tipo de especulación puede ser visto generosamente como una especie de “rentas debidas a la información”, y se obtienen ganancias a expensas de los inversores menos informados. Pero es el tipo de problema que los reguladores se enfrentan para encontrar la manera de lidiar con el crecimiento de la HFT. Como es habitual, los mercados están por lo menos un paso por delante de ellos.

Independientemente de estas realidades, surge la necesidad de normalizar este tipo de operaciones, ya que los perjuicios económicos que pueden ocasionar, y de hecho ocasionan al mercado, se pueden generalizar a un desorden mayúsculo.

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.