El Camino Suizo Marca una declinación

 
 

Suiza Oro el ABC  17.12.14
El referéndum “Salve nuestro Oro” en Suiza fue votado en las elecciones pocos días atrás.

 

La medida de base requería que el banco central suizo mantuviese el 20 por ciento de sus reservas en oro. FUE rechazada por más de 3 de cada 4 votantes.
En caso que la iniciativa hubiese prevalecido, el Banco Nacional de Suiza hubiera tenido que comprar 1.500 toneladas métricas de oro de sus reservas en los próximos cinco años. También habría tenido que exigir la devolución de oro suizo en poder de los bancos centrales extranjeros.

El ministro de Finanzas de Suiza expreso que tener oro para respaldar el papel moneda ya no es tan importante como lo era antes. El director del Banco Nacional de Suiza dijo que la medida era “peligrosa”. Por supuesto que eso es lo que dijeron. Los gobiernos y los bancos centrales odian disciplina que el oro les impone.
Hace quince años, cuando se lanzó la moneda común europea, el pueblo suizo rechazó sabiamente la oportunidad de ser parte de ella. Eso fue entonces. Ahora, con los votantes con los pulgares hacia abajo en el referendo pasado, en lugar de oro, las reservas suizos seguirán sosteniéndose en el papel moneda, como por ejemplo el euro.

Durante mucho tiempo, un dechado de buen sentido económico y una nación neutral, incluso durante los baños de sangre en tierras europeas del siglo pasado, Suiza tuvo un respaldo legal del 40 por ciento del oro hasta el año 2000. No fue tan exigente como una convertibilidad de plano, pero era mejor que casi todos los demás sistemas, porque la medida proporciona disciplina para el gobierno suizo, que no podía simplemente imprimir dinero como era común en el resto del mundo.

Pero en 2011, Suiza optó por ser otro combatiente en las próximas guerras de divisas mundiales. Ahora imprime francos suizos para comprar deuda en euros. Los principales medios de comunicación nunca se olvidan de su misión de representar los puntos de vista de las clases gobernantes. Un cable de noticias informó que los votantes suizos rechazaron un plan para atesorar oro. Deberían haber informado, también, que Suiza puede ahora atesorar bonos de deudores soberanos de la zona euro en su lugar.

Suiza sigue siendo un país hermoso, con muchas virtudes. Pero no es el ejemplo monetario que fue anteriormente. ¿Qué país lo reemplazará? Si alguien lo hace, es probable que sea en Asia. Ahí es donde el oro va.

En cuanto a la influencia sajona y los países de Europa occidental, quizás hayan tenido cosas muy buenas durante demasiado tiempo. Tal vez es la evidencia de la frase de Goethe que la gente puede soportar cualquier cosa mientras continua prosperidad. O tal vez es sólo el ritmo natural de la vida, el verano da paso otoño y el otoño al invierno.
Sea cual sea la hipótesis de la dinámica, el voto suizo se ajusta a un patrón más amplio.
Se ajusta a la negativa del pueblo estadounidense para sostener la responsabilidad de sus banqueros centrales y exigir una auditoría de la Reserva Federal.
Encaja con la tolerancia de los estadounidenses de impuestos punitivos de sus inversiones en oro. Desatesoramiento de oro de Occidente es parte del mismo patrón. Las subastas de oro del Departamento del Tesoro de Estados Unidos de la década de 1970, fueron diseñadas para obtener el menor retorno posible para el oro de los estadounidenses.

Igualmente sin sentido fue el accionar del Ministro de Hacienda del Reino Unido y ultimo primer ministro Gordon Brown, cuando decidió vender 395 toneladas de oro británico en mercado en baja, en el período 1999-2002 a un precio medio de 275 dólares la onza.

Del mismo modo, el banco central suizo también se inspiró para vender la mitad de su oro en el mismo período.
Los promotores de la iniciativa suiza querían evitar movimientos sin sentido como esos en el futuro. Pero los banqueros centrales suizos lucharon desesperadamente la medida, mucho más que la lucha de Ron Paul por la legislación de auditoria de los EE.UU..
Está claro que la afinidad del mundo occidental para los mercados de dinero libres se ha debilitado si no cortado. Esto ha sido evidente en los EE.UU. desde hace algún tiempo, pero los suizos, con su larga tradición de la propiedad monetaria, han sido a menudo considerados como el último hombre en pie. Ahora, con la votación pasada, la capitulación suiza al loco dinero fiduciario, debe considerarse como completa.
En gran parte de Asia, sin embargo, la dinámica ha sido bastante contraria. La economía de China ha sido cada vez más libre (y en consecuencia más próspera), ya que el reformador Deng Xiaoping abrió de una patada la puerta hace más de una generación.

India también ha hecho progresos derramando su somnolencia socialista. Ambos países son los principales compradores de oro.

Observamos trayectorias muy diferentes. Una lleva a la prosperidad, la otra no.
Charles Goyette

Money & Markets

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *