La defensa de la moneda, bastion contra la inflacion

Dolar debil El ABC 27.05.15

Hoy, Memorial Day, las acciones y bonos, no subirán ni bajaran. La razón: hace 44 años, en 1971, el presidente Richard Nixon declaró el último lunes de mayo, un día de conmemoracion federal que nos recuerda a los soldados caidos de América.

 En el mismo año, 1971, el mismo presidente tomo otra decisión importante: devaluo el dólar estadounidense.

Se desmanteló el sistema que había mantenido la estabilidad del dólar en los mercados cambiarios basado en un importante acuerdo de la Segunda Guerra Mundial.Se puso el escenario para algunos de los años más turbulentos de la historia económica de América. Nixon hizo todo esto porque había estado aumentando la oferta de dinero y empujando hacia abajo las tasas de interés, creando la misma inflación que ahora estaba tratando de controlar. Pero en lugar de abordar las verdaderas causas de la inflación, trató de atacar estrictamente sus síntomas.

Richard Nixon, el mismo hombre que acababa de crear el Memorial Day, una conmemoracion para recordar a los que murieron defendiendo la patria americana, ahora estaba haciendo todo lo posible para condenar a la moneda estadounidense.

Pasaron muchos años, y actualmente, luego de un repunte, ha comenzado a caer de nuevo.

Sólo en las últimas semanas, una baja de 4% contra el dólar de Singapur, 4,3% frente al dólar australiano, 5% frente al dólar canadiense, 5,7% frente al euro, 6,3% frente a la libra británica, 9% frente al real brasileño y la friolera de 37% frente al rublo ruso.
¿Por qué?

Entre las causas inmediatas es la disminución de la confianza del mundo en el liderazgo político y económico de Estados Unidos – por no hablar de muchos retrasos de la Fed en el aumento de las tasas de interés de casi cero.

Pero hay causas mas profundas. Veamos:

Bretton Woods, 1944: Los 730 delegados de 44 países se han reunido, tratando de poner orden en el caos económico de los últimos años.

Se habla de la inestabilidad financiera que reinó durante la Primera Guerra Mundial, “los locos 20”, y la Gran Depresión. Temen que una inestabilidad similar prevalecerá después de la Segunda Guerra Mundial.

Una vez que termina la guerra, quieren establecer – para siempre – un sistema financiero mundial estable basado en un dólar estable, precios estables y tasas de interés estables.

Para lograr esto, algunos de los delegados hablan de volver totalmente al patrón oro. Dicen que es la única manera de impedir que los gobiernos y los políticos sacrifiquen nuestro futuro financiero en funcion de la conveniencia política.

Pero la mayoría de los delegados no están de acuerdo. Dicen que el patrón oro es demasiado restrictivo. Finalmente, después de semanas de debate, una propuesta surge: Recuperacion de las ventajas del patrón oro sin el patrón oro. Vamos a fijar los tipos de cambio del dólar en bandas estrechas. Vamos a crear un sistema solar de monedas que giren en torno al dólar. El dólar será el sol. Todas las demás monedas importantes serán los planetas.

Este sistema de Bretton Woods es complejo, pero funciona. Después de la guerra, se crea la base para uno de los períodos más largos y estables de crecimiento en la historia mundial moderna.

Central de Montgomery Ward, 1954: Diez años mas tarde, mi padre, J. Irving Weiss, sale corriendo de una reunión con uno de sus principales clientes, Sewell Avery, presidente de esta gigante empresa minorista estadounidense. La razón de su prisa: acaba de saber que Louis Wolfson, un antiguo chatarrero Florida, está reuniendo accionistas para montar un ataque sin cuartel y hacerse cargo de Montgomery Ward.

Sewell Avery es vulnerable a los ataques porque ha sido terriblemente conservador y se ha negado a beneficiarse con la expansión. Él prefiere tener $ 300 millones en reservas de efectivo; y este enorme fajo de dinero en efectivo se ha convertido en el principal objetivo de los asaltantes Wolfson. Papá es firme en sus creencias. “Avery”, dice, “tiene el derecho de conservar efectivo. Necesitamos hombres como Avery en la America empresaria para evitar que la economía se sobrecaliente. Los necesitamos para ayudar a tener un colchon para los malos tiempos, evitar la inflación, preservar a largo plazo el valor del dólar “.

Wolfson, trata de expulsar a Avery y su equipo de gestión argumentando y acusando a Avery de “acaparamiento de efectivo”. Dice “ Avery está pasado de moda, es una reliquia del pasado”. Mi padre resuelve a salir en defensa de Avery. Organiza un comité de gestión que agrupa importanes banqueros y hombres de negocios para patrocinar la campaña de defensa.

Según el New York Times, es “una de las batallas más feroces de la historia de las finanzas corporativas.” Weiss y sus partidarios ganan. Pero tan pronto verás, pierden la guerra.

Junta de la Reserva Federal, Washington DC, marzo de 1958: En un lapso de tan sólo 125 días, la Reserva Federal ha bajado la tasa de descuento en tres ocasiones y bajado los requisitos de reservas bancarias en dos ocasiones.

Los proyectos de construcción del gobierno, mayores prestaciones por desempleo y generosas cantidades de dinero para hipotecas han sido arrojados al mercado. El presupuesto federal parece que va directamente en dirección a la friolera de $ 13 mil millones.

Congreso de Estados Unidos 3 de enero de 1959: El presidente Eisenhower no tiene que esperar décadas para aprender que el exceso de gasto y grandes déficits conducen a la inflación. Lo sabe muy bien en 1959. No quiere ser culpado por los historiadores económicos como el presidente que condenó a las generaciones futuras. Así que él propone equilibrar el presupuesto.

En su discurso al Congreso de la Nación, Eisenhower se queja de los costos excesivos de material militar e insiste en que “hay que evitar los extremos …el despilfarro, la inflación podría reducir las oportunidades de trabajo, sacarnos de los mercados mundiales, reducir el valor de nuestros ahorros “. Para minimizar el riesgo de alza de los precios y para mantener en funcionamiento a la economía, anuncia que presentará un presupuesto equilibrado.

Es una visión de dimensiones históricas. La mayor contra a Eisenhower viene de parte del líder demócrata del Senado, Lyndon B. Johnson – advertencia temprana de un ataque político por el Congreso demócrata contra el presupuesto equilibrado.

Es el debate Wolfson-Avery de nuevo, pero en una escala mucho más grande: ¿ Debemos seguir adelante con el gasto militar y el crecimiento económico a toda costa? ¿O protegemos el dólar y el liderazgo económico mundial de Estados Unidos?

Una avalancha de expertos en economía desfiló ante el Congreso, testificando que “la inflación no es un peligro actual.” Una vez más, las fuerzas contra el despilfarro están etiquetados como “anti-progreso”. Una vez más, parecen condenados a la derrota.

Casa Blanca 4 de febrero de 1959: El portavoz de la Casa Blanca anuncia que Eisenhower está “planeando una campaña de base para combatir la legislación que permite aumentar el gasto mas allá del presupuesto y hará una fuerte apelacion para el público en su conferencia de prensa.” Pero la apelacion de Eisenhower falla, y la prensa no hace mención de la misma. La respuesta del público es nula.

Nuevamente mi padre se pregunta: “¿Puede ser que el público no de importancia al dólar?, no acepto esa idea y no me voy quedar sentado.”

Crea una nueva comisión, llamándola Sound Dollar Committee.

La comision no será partidista, con el ex presidente Herbert Hoover como co-presidente republicano, el asesor presidencial Bernard Baruch, como co-presidente demócrata. El comité hara lobby y publicidad para un presupuesto equilibrado y en contra de la inflación.
Herbert Hoover está orgulloso para participar. Bernard Baruch, sin embargo, a pesar de sus simpatías iniciales, se muestra escéptico. “He llegado a la conclusión, que no es oportuna”.
Incluso sin la participación de Baruch, la campaña es un éxito rotundo. Un anuncio inicial en The Wall Street Journal simplemente pone en marcha las primeras chispas y es seguido por un anuncio en el Chicago Tribune. En cuestión de días, el Tribune llama al Sound Dollar Committee, pidiendo permiso para ejecutar una campaña similar a su propio costo.

Los Angeles Times, el New York Daily News y Reader’s Digest siguen el mismo camino. Rapidamente, muchos diarios y revistas se unen al vagon del Sound Dollar Committee en una masiva campaña nacional a través del correo.

Un congresista entra en sus oficinas, y choca por el desorden de sacas de correo, y le pregunta a su secretario: “¿Qué es todo esto ¿De dónde viene todo este correo?” “Son protestas, señor.” “Las protestas contra qué?” “Son cupones exigiendo un presupuesto equilibrado y protestas contra la inflación, recortadas de los periódicos. Están corriendo grandes anuncios contra la inflación.”
Según una encuesta del Chicago Tribune, la respuesta total es de 12 millones de tarjetas postales, cupones, cartas y telegramas.

A mediados de marzo, la actitud del público pasa de la apatía al interés. Según Business Week, “Casi cualquier lugar que vaya en estos días, la charla girará entorno a la inflación. El tema surge con amigos, en las salas de juntas de los corredores, y entre los hombres de negocios que sienten la responsabilidad de evitar aumentos de precios.” De repente, Washington es una “ciudad llena de combatientes contra la inflación”.

Los líderes comenzaron en el Congreso hablando como grandes gastadores,… ahora estan hablando de recortar el presupuesto de acuerdo a la idea de Eisenhower.

La mayoría de los congresistas que han estado firmemente a favor de los programas de gasto, cambian de opinión y votan recortes presupuestarios. Uno tras otro cambia su voto para apoyar el presupuesto de Eisenhower.

¡Y se logra un presupuesto equilibrado! Desafortunadamente, sin embargo, es el último presupuesto equilibrado real en la historia.

Casa Blanca, 15 de agosto 1971: Nixon desmantela el acuerdo de Bretton Woods y devalúa el dólar.

1979-1980: La inflación oleadas a tasas de dos dígitos en América. Bonos del Tesoro de EEUU sufren su peor colapso de todos los tiempos. Y las tasas de interés a largo plazo surgen más allá de los máximos realizadas durante la Guerra Civil, la misma guerra de la que surgió por primera vez el Día de los Caídos.

1987-2009: La nación sufre una serie de subidas y bajadas, marcada por el aumento desenfrenado de la oferta monetaria, colapsos de dólar, quiebras bancarias y los desastres de la deuda.

2009-2015: La Reserva Federal de Estados Unidos se embarca en una serie de operaciones de blanqueo de impresión llamada “flexibilización cuantitativa”, las anteriores aventuras de dinero fácil parecen pequeñas en comparación. Se impone tipos de interés oficiales a cero y las mantiene allí durante casi siete años consecutivos. Los bancos centrales extranjeros siguen su ejemplo. Todo ello con consecuencias todavía incalculables.

Y así me pregunto: ¿Estamos condenados a volver a librar la misma batalla que pensábamos que habíamos ganado? Sólo el tiempo dirá.

Mientras tanto, por favor recordar a aquellos que han caído – tanto en las batallas por el territorio estadounidense y las batallas por el dólar estadounidense.

Martin D. Weiss, PhD

Money & Markets

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.
 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *