¿Por qué se siguen derrumbando los mercados? Cinco explicaciones

 

El aumento de la volatilidad en los precios de acciones, bonos, divisas y materias primas este año tiene a los inversores perplejos y en busca de respuestas. Las turbulencias se intensificaron el jueves, cuando los inversores vendieron acciones y se refugiaron en los bonos del Tesoro estadounidense, el yen y el oro.

El Promedio Industrial Dow Jones cayó 255 puntos, un 1,6%, a 15.660 unidades mientras que la rentabilidad del bono del Tesoro a 10 años, la referencia del mercado, descendió al 1,642% (las rentabilidades caen cuando los precios suben).

Por su parte, la cotización del oro subió un 4,5% a 1.247,90 dólares por onza. El precio del petróleo, en cambio, cayó un 4,5% y cerró en 26,21 dólares por barril en la Bolsa Mercantil de Nueva York, su menor nivel desde 2003.

Encontrar una tesis aceptada por la mayoría se ha vuelto difícil. En lugar de ello, hay múltiples explicaciones, la mayoría poco satisfactorias, que compiten entre sí. Presentamos cinco teorías:

El crédito barato

Durante gran parte de 2015, mientras la Reserva Federal se disponía a elevar los tipos de interés de corto plazo, los inversores apostaron a que los bancos se beneficiarían al embolsarse la diferencia entre lo que cobran por sus préstamos y lo que pagan por los depósitos.

Sin embargo, este año las acciones financieras se desplomaron cuando los inversores llegaron a la conclusión de que los tipos no subirán mucho durante varios años.

El Banco de Japón sacudió a un sector financiero ya herido cuando recortó el 29 de enero los tipos y los dejó en territorio negativo. El episodio pone de manifiesto tanto las sombrías perspectivas sobre la economía mundial como la volatilidad que ha acompañado a los principales temas macroeconómicos en los últimos 12 meses.

“El dinero fácil se trasladó a los bancos a finales de 2015 porque se preveían aumentos de tipos, y luego el dinero salió igual de rápido”, manifiesta Diane Jaffee, gerente de cartera de TCW Group Inc.

Nerviosismo por el yuan

Muchos inversores creen que China no tendrá más remedio que devaluar el yuan, una medida que probablemente agravará los problemas de la economía mundial.

El Gobierno asegura que no tiene la intención de devaluar, pero algunos fondos de cobertura tratan de obligarle a hacerlo al apostar miles de millones de dólares contra su moneda. Los analistas observan de cerca esta pelea desde que en agosto una devaluación del yuan provocó una ola mundial de ventas en ante la preocupación por que China vaya camino de un aterrizaje forzoso.

Los fondos soberanos

Cuando los precios del crudo estaban más altos, los países productores de petróleo inyectaron miles de millones de dólares en fondos soberanos de inversión. Algunos estiman que ahora esos fondos están liquidando acciones que compraron en tiempos más felices, acelerando la ola de ventas en Estados Unidos.

La información sobre quién está vendiendo es escasa y hay razones para preguntarse si estos fondos, por muy grandes que sean, podrían realmente tener un efecto significativo en los mercados de Estados Unidos. Aunque JP Morgan prevé que los fondos soberanos se verán obligados este año a vender 75.000 millones de dólares en acciones en todo el mundo, el mercado de Estados Unidos se estimó recientemente en 20,95 billones de dólares.

Estados Unidos no despega

Muchos inversores temen que Estados Unidos, la economía de mejor rendimiento del mundo desarrollado, se vea arrastrado por fuerzas mundiales como el fortalecimiento del dólar. El sector manufacturero se contrajo en enero por cuarto mes consecutivo. El crecimiento del empleo, durante mucho tiempo el aspecto más positivo de la expansión económica, se desaceleró el mes pasado.

La Reserva Federal no ha ocultado su preocupación. Al mismo tiempo, el desempleo cayó y los salarios subieron en enero. Además, muchos indicadores que podrían apuntar a futuras dificultades parecen exagerados (téngase en cuenta, por ejemplo, la caída de las acciones de los bancos, que ha dejado a muchos de los principales prestamistas comerciales de Estados Unidos negociando por debajo del valor declarado de sus activos netos). Esto acentúa la incertidumbre. “El mayor riesgo en la mente de todos es que se produzca una brusca desaceleración en los mercados emergentes que vaya a repercutir en Estados Unidos”, dice David Lefkowitz, estratega de acciones de UBS Wealth Management Americas.

El crecimiento se estancó

La caída de los precios del petróleo desde junio de 2014 ha sido atribuida al exceso de oferta. No obstante, cuando este año los precios de referencia cayeron por debajo de 30 dólares, los inversores comenzaron a apuntar a una desaceleración de la demanda.

“Si los precios de las materias primas en su conjunto son en general débiles, esto me dice que, en general, la demanda mundial es débil”, afirma Paul Nolte, gestor de cartera de Kingsview Asset Management, que administra cerca de 150 millones de dólares.

 

Saumya Vaishampayan

EFE Dow Jones | Wall Street Journal  Viernes 12.02.2016

http://www.efeempresas.com/noticia/por-que-se-siguen-derrumbando-los-mercados-cinco-explicaciones/

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *