La nueva estrella de la economía mundial

Los recientes problemas que sufre China podrían arrebatarle el estatus de economía más prometedora del planeta. Descubra a continuación qué gran economía podría convertirse en la joya de los inversionistas internacionales y cómo invertir en ella antes que nadie.

A menudo sucede que muchas noticias económicas de interés no llegan hasta los lectores chilenos. La información disponible en inglés es muchísimo mayor que en español y las únicas noticias que los medios chilenos replican son las más destacadas. Sin embargo, éstas a menudo no son realmente las más importantes.

Recientemente se publicó una noticia importantísima que ninguno de los principales medios de comunicación chilenos reflejó: por primera vez desde el año 1999, la India ha registrado un mayor crecimiento económico que China.

Hace pocos días se supo que en 2015 la economía india se expandió un 7,5%, superando al gigante chino que se tuvo que conformar con un 6,9% (de acuerdo a las discutidas cifras oficiales). Una noticia demasiado importante como para no discutirla en esta columna.

Si la sabiduría popular ha insistido durante los últimos años en que el foco de poder mundial está desplazándose de Estados Unidos a China, esta creencia podría estar profundamente equivocada. Y es que la nueva estrella de la economía mundial no es China, sino India.

Es un hecho plenamente aceptado que los problemas se acumulan para China, que tiene entre manos una gigantesca burbuja de deuda privada de US$ 25 billones. Una bomba financiera fuera de control que cuando explote podría arrastrar a China a una crisis sin precedentes que incluso haría caer al sistema comunista.

En 1970 el PIB de India era de US$ 63.500 millones. Hoy, 46 años después, esa cifra se ha multiplicado por 31 hasta los US$ 2 billones. Y como puede ver en el gráfico, la tendencia no se detiene.

El inversor diario El ABC 31.03.2016

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que se espera que la India supere a China en población para el año 2030. En apenas 14 años la India contará con más de 1.500 millones de habitantes con un poder adquisitivo creciente.

India representa una excelente oportunidad para obtener ganancias en el largo plazo que, además, está fuera del radar de la mayoría de los inversionistas.

Esto ha permitido que durante el último año, debido a la huida de los flujos de capital desde los países emergentes a los desarrollados, el índice Sensex –principal indicador bursátil de la Bolsa de Mumbai- haya retrocedido un 14%.

 

A nadie parecía interesarle invertir en la India a pesar de las excepcionales tasas de crecimiento de su economía.

Estamos ante una oportunidad de inversión que cumple con dos características altamente positivas. La primera es que la mayor parte de la comunidad inversionista internacional ha ignorado a la India durante años en favor de otras economías emergentes como China. Y la segunda, que la reciente caída de su mercado bursátil se debe íntegramente a factores externos, ya que como hemos podido ver, la economía india crece a un ritmo robusto.

¿Cómo podemos invertir en la India?

Lamentablemente no hay ningún ETF que replique el comportamiento del índice Sensex de Mumbai cotizando en las Bolsas europeas o estadounidenses. Sin embargo, hay una empresa india que llevo siguiendo durante meses y que me gusta realmente.

Esta empresa es el mayor fabricante de vehículos de la India, un sector cíclico por excelencia que cuando la economía se expande resulta ser uno de los más beneficiados.

Tata Motors fue fundada en 1945 por Jehangir Tata. Durante décadas fue un fabricante menor en la escena internacional hasta que, aprovechando la delicada situación financiera de Ford, adquirió las marcas Jaguar y Land Rover por un precio muy atractivo en 2008.

Esta jugada marcó un antes y un después en la historia de Tata Motors, convirtiéndose en uno de los mayores fabricantes de automóviles del mundo y en el primero en la India, su país de origen.

Las dudas sobre el crecimiento de la economía mundial y los problemas de emisiones que empezaron en Volkswagen y que podrían extenderse a otras empresas del sector han lastrado la evolución de las acciones de las principales empresas automovilísticas. Entre ellas a Tata Motors, cuyas acciones han perdido en el último año un 42% de su valor a pesar de que las ventas en 2015 aumentaron un 23%.

Claramente aquí hay algo que no encaja, y más si tenemos en cuenta que Tata Motors es una de las empresas menos endeudadas del sector, lo que disminuye el riesgo asociado a la inversión.

La combinación de crecimiento de su mercado doméstico, la presencia internacional con marcas tan prestigiosas como Jaguar o Land Rover y una valoración de sus acciones injusta si nos fijamos en los fundamentales de la compañía, nos revelan una gran oportunidad de inversión para aquellos que quieran aprovechar el surgimiento de la India como la nueva estrella de la economía mundial.

Federico Tessore

Para El Inversor Diario

El Inversor diario Fede 31.03.2016

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *