Un nuevo tipo de dinero

La admisión del yuan chino a la cesta especial del FMI de derechos especiales de giro (DEG)- special drawing rights (SDR), el 30 de septiembre el año 2016 fue otro paso en el camino de dinero mundial.

Voy a explicar lo que quiero decir con esto.

La junta ejecutiva del FMI anunció la decisión de añadir al yuan a la canasta de monedas – junto con el dólar estadounidense, el euro, la libra y el yen japonés – en noviembre de 2015.

Esta decisión fue puramente política. El yuan no cumplía los criterios para una verdadera moneda de reserva y es muy poco probable que los alcance durante al menos una década.

Una moneda de reserva requiere un profundo y líquido mercado soberano de bonos. Se requiere de instrumentos de cobertura, mecanismos de liquidación y compensación y un buen estado de derecho.

China no tiene ninguna de esas características. Sin infraestructura de mercado de bonos, tenedores de reservas tienen poco donde invertir.

Pero, como digo, fue una decisión política. Y el simbolismo político de dejar entrar al yuan en el club es importante.

Se adjuntó a China como miembro de pleno derecho del sistema monetario internacional. Sólo unas semanas después de la decisión de incluir al yuan en los DEG, Paul Ryan, Presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., deslizó una disposición en el proyecto de ley de presupuesto para el aumento de los derechos de voto de China en el FMI.

Estos triunfos para el poder chino tienen que ver con los esfuerzos maníacos de China para adquirir oro desde 2006, la mejor opción, entendida como una cuota de iniciación para este club exclusivo. En público, la élite americana siempre menosprecia al oro. En privado, lo acumulan como salvaguarda de seguridad para la eventualidad del día que muera la moneda fiduciaria

Los Estados Unidos tiene oficialmente más de 8.000 toneladas de oro. La zona euro tiene más de 10.000 toneladas y el FMI cuenta con más de 3.000 toneladas. Sigilosamente China tiene 4.000 toneladas (con más en camino). Con estos lauros, China obtiene un asiento en la mesa con los otros poseedores de oro y de los dueños de DEG. Un punto importante acerca de los DEG como moneda mundial, es que los ciudadanos civiles no pueden tener ningún DEG.

Los DEG son emitidos por el FMI para sus países miembros. El FMI también tiene autoridad para emitir DEG para los organismos multilaterales como las Naciones Unidas y el Banco Mundial.

Los individuos no pueden tenerlos,… no todavía.

Con el tiempo, un mercado privado de DEG se desarrollará. Las grandes corporaciones como General Electric, IBM y Volkswagen emitirán bonos denominados en DEG.

Los grandes bancos como Goldman Sachs harán mercados con esos bonos en DEG y utilizaran contratos de derivados con fines de cobertura en DEG. Depósitos bancarios DEG se expandirán de la misma manera que los depósitos Eurodólares expandieron en la década de 1960.

Imperceptiblemente, el dólar va a pasar de ser la moneda de reserva del mundo a sólo ser una moneda local. Transacciones importantes serán contabilizadas en DEG. Un dinero mundial llegará en puntas de pie.

Fondos de cobertura y de alta tecnología multimillonarios descubrirán que son multimillonarios en dólares solamente. El dólar mismo será devaluado respecto al DEG, controlado por un pequeño grupo de países más allá del alcance de los multimillonarios y sus banqueros.

El dinero del mundo significa que el dólar vale lo que el G20 y el FMI deciden. Sólo el oro es inmune.

Esta es la razón por la que inversores deben tener un resguardo de 10% en oro físico. Si entramos en una deflación prolongada y oro baja, del 10% no lo va a hundir. Sin embargo, mirando el camino de las grandes potencias que están acaparando oro, el metal podría ser un salvavidas si la confianza en las monedas de papel se evapora.

Una rara ventana se ha abierto en el mercado del oro. Y esto significa que usted podría multiplicar sus rendimientos en varias ocasiones con el oro .

Jim Rickards – Exponential Investor

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *