Lo que significa la victoria de Macron para los mercados

En diciembre del año pasado, escribí una historia para MoneyWeek en la que examinamos cinco grandes temas que podrían dar forma al 2017.

Entre ellos estaba la idea de que a raíz de la elección de Donald Trump y el voto Brexit, todo el mundo estaba demasiado preocupado por las elecciones presidenciales francesas.

Una victoria de Marine Le Pen habría planteado una crisis existencial para la eurozona. Pero las probabilidades de que ocurriera siempre eran pequeñas.

En cambio, parecía mucho más probable que el entonces “favorito” François Fillon – versión francesa de Margaret Thatcher – ganara. Como resultado, obtendrían un gran aumento en las acciones francesas.

Por lo tanto, le dijimos, se puede invertir en Francia.

Resulta que acerté a medias… Le Pen perdió. Pero el ganador fue mucho más que una sorpresa…

 

El líder francés más joven desde Napoleón

Francia ha elegido a Emmanuel Macron como su próximo presidente. El político centrista, que creó su propio partido – En Marche! (Ahora rebautizado La République En Marche) – superó cómodamente al líder del Frente Nacional Marine Le Pen, tomando alrededor del 66% de los votos.

La derrota de Le Pen no es una sorpresa. Los encuestadores han adquirido una mala reputación después de los votos sorpresa del Brexit y de Donald Trump. En ambos casos, las competiciones estaban lejos, pero mucho más cerca de lo que se creía en se momento.

El verdadero problema era que los mercados (y todas las opiniones) se volvían demasiado complacientes, y apostaron por victorias “normales”, una votación para permanecer en la UE y un voto para Hillary Clinton, con mucha más convicción de la que estaba justificada. De ahí el shock que tuvieron cuando la votación fue por el otro lado.

En el caso de Francia, sin embargo, nunca hubo ninguna sugerencia de que Le Pen podría ganar en una segunda vuelta. La brecha entre ella y casi cualquier otro contrincante que la enfrentara era demasiado grande.

Como resultado, después de la victoria de Macron en la primera ronda, los mercados asumieron correctamente que tenía una alta probabilidad de ganar la presidencia, por lo que es poco probable que veamos una gran “recuperación” del euro o de los mercados de la eurozona, ya lo hemos visto en la última quincena.

Esto no es “pico populista”

También escucharás hablar de “pico populista”. Pero esa es una comprensión muy simplista de la demanda de cambio que está arrasando el mundo.

“Opinadores” que nunca entendieron por qué la gente votó por Brexit o Trump, siempre han agrupado estos movimientos en conjunto. Pero lo único real que une a los votantes de todo el mundo en sus demandas de cambio político es un sentimiento de frustración con la forma en que las cosas están sucediendo.

Desde ese punto de vista, la votación para Macron se ajusta perfectamente a la realidad. Macron podría parecer un político de centro-izquierda bastante “normal” para nosotros aquí desde el Reino Unido. Pero él ha organizado su propio partido.

Si Gran Bretaña tuviera elecciones presidenciales, esto equivaldría a que tanto el Partido Laborista como los Conservadores sean expulsados en la primera ronda, dejando al país con un enfrentamiento entre Ukip y el SDP (¿recuerdan la situación?, los Laboristas tuvieron un líder izquierdista inelegible).

Así que Macron representa tanto un rechazo a la “normalidad” como la que podría tener Le Pen. Macron podría ser pro-globalización, pro-UE y completamente de centro-izquierda en la mayoría de las áreas de política, pero también es ridículamente joven – 39 y era un candidato casi desconocido hasta hace muy poco. No se equivoquen, según los estándares franceses, Macron representa el cambio.

Y por supuesto, si bien  Le Pen no podía ganar, consiguió casi el doble del porcentaje de votos obtenidos por su padre en 2002, la última vez que el Frente Nacional llegó a la segunda vuelta de una elección presidencial francesa. Ella planea volver a revivir el partido para 2022.

También vale la pena señalar que la tasa de abstención del 25% fue la más alta de este siglo, y un número récord de votos fueron anulados o en blanco – más del 11% de los que votaron. En resumen, hay un montón de votantes enojados por ahí.

La pregunta ahora es: ¿qué es lo que realmente defiende Macron, tiene alguna esperanza de confirmar su agenda y será suficiente para aplacar a esos votantes?

Macron probablemente fracasará, pero firme con sus apuestas sobre la eurozona

Como dice David Marsh, del panel de expertos de OMFIF, Macron es “la última de una larga línea de salvadores hasta ahora poco rentables de la nación francesa”.

Macron quiere reducir la nómina del sector público. Quiere reducir el gasto público. Quiere reducir el impuesto de sociedades (del 33% al 25%), y quiere reducir el impuesto sobre la renta. Quiere reformar el mercado de trabajo para reducir la tasa de desempleo crónica de Francia, pero se ha alejado de la idea de poner fin a la semana laboral de 35 horas.

 

Está dispuesto a trabajar en estrecha colaboración con Alemania para fortalecer la UE, y aboga por una política fiscal común, la concreción de la unión bancaria y un ministro de finanzas conjunto – una UE mucho más cercana en otras palabras. También es favorable al libre comercio, pero dentro de una UE más proteccionista.

Dicho sin rodeos, suena como que está haciendo muchas promesas que suenan bien a mucha gente. Y algunas de esas reformas harían a Francia más competitiva. Pero muchos presidentes franceses han prometido reformas similares. Y Francia sigue estando donde está.

Él también no tiene suficientes asientos en el parlamento, ya que representa a un nuevo partido. De modo que tendrá que lograr una coalición en las elecciones legislativas en junio. Eso podría revelar rápidamente cuánta oportunidad tendrá para cumplir sus promesas.

Pero mientras tanto, el mayor obstáculo político del año para los mercados ha sido despejado. La atención se centrará ahora en el hecho de que los datos económicos europeos están mejorando y el Banco Central Europeo está ahora obligado a encontrar justificaciones para mantener la política monetaria suelta.

Así que es de esperar que nuestros primos americanos bombeen mucho más dinero en acciones en el continente ahora que la costa esta aparentemente clara. Eso significa que usted debe seguir con sus propias apuestas en Europa, por ahora.

John Stepek

Executive editor, MoneyWeek

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *