¿Todo comenzó con el Brexit?

Anoche, las multitudes vagaban por las calles golpeando en ollas y sartenes fuera de nuestra ventana. Ayer fue aún más sorpresivo. Se sentía como una manifestación política de la Alemania de 1930. Con un montón de turistas desconcertados.

Desde los techos llovieron  folletos sobre la plaza. Los puños y los símbolos de cuatro dedos se elevaron al himno nacional catalán. Las multitudes coreaban “votem”. Había torres de humanos de pie sobre los hombros del otro, los turistas miraban sorprendidos. Pero encima de las torres humanas había niños pequeños desplegando pancartas sobre “Democracia” y “Si”. La gente cantó “Vamos a votar”.

Estoy en Barcelona, lo que hace que Brexit parezca aburrido. El movimiento independentista catalán está presionando por un referéndum el 1 de octubre. El gobierno nacional español lo ha declarado ilegal. La represión está creando escenas extraordinarias.

En Barcelona y otros puertos cercanos, los trabajadores portuarios se niegan a descargar los cruceros llenos de la policía antidisturbios nacional. La policía local se ha negado a cooperar con las autoridades nacionales a pesar de obtener su financiación de la tesorería nacional. El jefe de la fuerza de policía que se convirtió en un héroe de culto tras el ataque terrorista ahora se divide entre la independencia catalana y la ley. La policía nacional ya arrestó a los principales políticos por su apoyo al referéndum e instigandores de la protesta. Se advierte a los trabajadores postales que no manejen ningún material de votación.

Una cosa que hace que el voto catalán sea tan interesante es que ya ha definido como sería el estado de Cataluña. Parte del referéndum es sobre el conjunto de políticas propuestas y la constitución pre-preparada, no sólamente la independencia. Esto crea toda clase de confusión y divide los campos de votantes.

Hay personas que piensan que el voto es ilegítimo, gente que quiere votar por el no; las personas que quieren la independencia, pero no apoyan el conjunto de políticas propuestas, ya que los lados más extremos del espectro político las diseñaron mientras trabajaban extrañamente juntos; y luego están los que apoyan el acuerdo global.

Para Brexit, esta división las más difíciles quedaron para después de la votación. Por consiguiente dejó a la primera ministra Theresa May muy debilitado en el Parlamento después de las elecciones subsiguientes. Durante la campaña electoral, sólo lanzó una de las muchas versiones que la gente votaba, una base de apoyo mucho más pequeña. Los catalanes se ocupan de esta cuestión por adelantado.

El ministro español de Finanzas ha entregado un interesante ultimátum a Cataluña. O bien el gobierno catalán retrocede o pierde sus recursos financieros, que están regulados a nivel nacional. Esto es increíblemente irónico ya que una de las pocas razones racionales para que Cataluña abandone, por lo que puedo conocer, es que la próspera región envía constantemente dinero a otras partes de España.

En lugar de centrarse en este beneficio financiero, el eslogan más popular es “Democracia”, que es totalmente extraño ya que España ya es una democracia. Y el presidente catalán está haciendo declaraciones extrañas como “Cada día es un Vietnam”.

Todo el asunto no es sólo complicado en la política, sino también en la mecánica. ¿Qué nivel de participación se necesita para legitimar el referéndum? Esta es realmente la cuestión clave, ya que los partidarios de la independencia son mucho más propensos a molestarse en votar el 1 de octubre.

Cuando el 80% de los votantes estaban a favor de la independencia en 2014, sólo el 37% votó. Esta vez, las leyes del parlamento catalán que pondrían en vigor una división no incluían una participación mínima requerida. Eso es peligroso.

Por qué deberíamos profundizar este tema

Las particularidades de la independencia de Cataluña pueden no resultarte muy útiles. Pero en la estela de Brexit, los movimientos como éstos ganarán en tracción. Y hay demasiados movimientos separatistas para contar en Europa.

Cada uno viene con desafíos financieros y consecuencias para su país originario.

Esto fue bastante obvio en el debate sobre la independencia escocesa. La situación financiera de tal estado sería determinada por las negociaciones, haciendo todo el esfuerzo una apuesta de alto riesgo.

Moody’s rebajó la calificación de crédito de Gran Bretaña sobre Brexit. La libra cayó.

Los gobiernos que actualmente tiene riesgo financiero, llegan a los extremos de su atadura financiera, ya no pueden cumplir sus promesas excesivas. Eso fomentará aún más los movimientos separatistas de las regiones más ricas de Europa como Cataluña, Baviera y el norte de Italia.

Que los políticos salvajes no consideren el mercado es un juego peligroso. Podrian terminar terriblemente mal.

Akhil Patel argumenta que la agitación política también crea tendencias de inversión previsibles. Ha identificado nueve de ellas. Y están llenas de sorpresas.

Nick Hubble, Septiembre 2017

Capital & Conflict

Enviar por email esta nota Enviar por email esta nota

También podría interesarle...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *