El mercado Brasilero piensa una idea ingenua de que surgirá un candidato pro-reforma

Para el economista André Perfeito las señales de recuperación  economicas son inconsistentes. Tiene dudas de que alguien con perfil liberal llegue a las presidenciales de octubre

André Perfeito, economista jefe de la Gradual Inversiones, no forma parte del grupo de los optimistas en cuanto a la recuperacion de la economía brasileña. En la evaluación de él, los pequeños signos de recuperación de la actividad que comenzaron a surgir a finales del año pasado todavía son inconsistentes. En el horizonte de 2018, año de elecciones presidenciales, ve una marea de preocupaciones: no cree que la reforma de la Previdencia tenga espacio para ser votada, se muestra pesimista en cuanto a la vuelta de inversiones más fuertes. Teme además que el techo de gastos estalle.

“El mercado trabaja con una idea ingenua de que surgirá un candidato pro-reformas” La capacidad ociosa de la industria sigue siendo alta y el empleo en el sector no crece.

Si la Selic está cayendo, ¿por qué los intereses de la tarjeta de crédito continúan tan altos?

El PIB del 0,1% en el tercer trimestre muestra una economía en recuperación débil

Pregunta : Hemos visto algunas reacciones positivas de la economía durante el fin del año pasado, como la caída de la inflación, los intereses … ¿Podemos esperar una reanudación económica firme este año?

Respuesta: Creo que no. El año 2017 fue bastante atípico. En el primer trimestre, tuvimos un impulso de la economía que no era muy esperado de la agricultura. Esto arrojó el PIB del Producto Interno Bruto de los primeros meses del año. En el segundo y en el tercer trimestre, fuimos beneficiados por la liberación de las cuentas inactivas del FGTS (Fondo de Garantía del Tiempo de Servicio), que inyectó miles de millones de reales en la economía. En rigor, las cosas que mejoraron son elementos que no podemos contar en 2018. Hubo también un proceso de caída inflacionaria en el país extremadamente benigno. Sin embargo, buena parte de eso se dio por la caída del grupo de alimentación, con la super cosecha de este año. Durante los últimos cinco años, el grupo de alimentos subió en promedio un 9,3% anual. Ahora hay deflación, lo que es muy raro.

Pregunta: Pero la economía en el año que viene va a crecer …

Repuesta: Sí, alrededor del 3%. Pero eso porque tenemos el fin de un ciclo recesivo, lo que es absolutamente natural. En el tercer trimestre, la llamada formación bruta de capital fijo, que son las inversiones, avanzó el 1,6%. ¿Por qué los empresarios volvieron a invertir? No, fue porque ya estaba cayendo hace 14 trimestres y alcanzó el fondo del pozo. Este valor fue tirado, por ejemplo, por la producción de vehículos que aumentó un poco y que se están exportando. En esa misma línea, la gente puede crecer un 3% el año que viene teniendo en cuenta que la base de comparación es muy baja. Creo que la inversión más fuerte sólo vendrá después de las elecciones. Primero porque es la inversión pública que tira mucho de la inversión privada, y está totalmente asegurado ahora. Además, hay sectores que todavía necesitan una reanudación más fuerte para volver a invertir y existe el factor político de la incertidumbre.

Pregunta:  ¿En su evaluación, el consumo de las familias seguirá avanzando?

Respuesta:  Creo que no va a empeorar, pero no va a mejorar mucho más porque la masa salarial es relativamente estable. Hay incluso creación de puestos de trabajo, pero el conjunto de ingresos no ha aumentado significativamente. La caída del desempleo se está dando por la informalidad. Los empleos generados no son buenos. Entonces esa cuestión del desempleo va a seguir siendo un tema para el próximo año. Dejar para febrero fue simplemente pasar esa reforma de la Previsión para 2019.

Pregunta:  ¿La política económica del equipo liderada por Henrique Meirelles está en la dirección correcta?

Respuesta: Ante un déficit tan grande, el plan de Meirelles fue definir la regla del techo de los gastos para controlar los gastos de manera constitucional. El equipo esperaba que, controlando esos gastos, los intereses largos caían, y cuando caían, las inversiones comenzarían a crecer, impulsando la economía. Este era el plan, pero están pegados porque el empresario no invierte porque los intereses son bajos y sí porque él tiene demanda para su producto o porque necesita más máquina. Sólo que hoy lo que tiene es una ociosidad muy grande y una demanda débil, y eso incluso controla un poco la inflación. Otra situación bastante preocupante es la condición financiera de las empresas. Aunque el incumplimiento ha caído un poco, todavía es muy alto. Y las tasas de interés, incluso con la caída de la Selic, no caen a la misma velocidad. Aunque el costo del dinero ha quedado más bajo, la percepción del riesgo del sector es alta para los bancos, porque ellos perciben que la situación no es todavía favorable. Hay algo que resolver, el próximo año, que es el desbalanzamiento de las empresas. El Gobierno de Michel Temer también está siendo muy incoherente en vender la austeridad y practica exactamente lo contrario. Él liberó el FGTS, PIS, está con la tasa de interés en el menor nivel de la historia. Él predica una cosa y hace otra.

Pregunta: ¿Cuál es el impacto del aplazamiento de la reforma de la Previdencia, que quedó al principio para febrero?

Respuesta: Dejar para febrero fue simplemente pasar esa reforma para 2019. Si ellos no aprobaron antes este año, se imagina si van a poder aprobar en un año electoral. La población se ha manifestado contra la reforma. El mercado financiero está trabajando como una hipótesis muy ingenua de que todo va a cambiar, de que va a aparecer un candidato (competitivo para llevar los comicios) que tocará las reformas. Pero, en mi opinión, cualquier candidato que toque el tema de reforma se va a dar mal. No por casualidad, salió una investigación mostrando que la imagen del ex presidente Lula mejoró. Eso es obvio. Hoy usted tiene que hacer una reforma de tal forma que la Previsión no tome todo el gasto público, que ahora quedará sin aumento en los próximos 10 años [con la aprobación del techo de los gastos], lo que es difícil imaginar. En las elecciones de 2018, los nombres pro-reforma, como [Geraldo] Alckmin, [Henrique Meirelles], se fatigan, por consiguiente tendrán menor posibilidad.

 

Pregunta: ¿Cuál sería el efecto para la economía si un político de discurso más extremista ganara las elecciones?

Respuesta: ¿Tipo un Jair Bolsonaro? Ahí depende mucho. Si entra un outsider, va a ser muy malo.

Pregunta: ¿Por qué el mercado financiero teme tanto una vuelta de Lula?

Respuesta: El Gobierno Lula fue un período en que el mercado ganó mucho dinero, pero más en términos cuantitativos y no cualitativos. Lo que quiero decir es que ganar dinero en Brasil también se ha vuelto más difícil. Esto no sólo tiene que ver con Lula, sino con la madurez del Plan Real. Con las tasas de interés cayendo y con la de retorno cayendo también, el empresario necesita tomar mucho riesgo para hacer dinero. Antiguamente quien tenía dinero en Brasil hacía dinero. Cuando los intereses caen, empiezan a aparecer otras posibilidades de negocios más arriesgados. En el mercado financiero, los brasileños no están acostumbrados a evaluar riesgo. Creo que ese es uno de los problemas con Lula. Pero el Lula siempre fue sindicalista y siempre midió las tensiones dentro de datos grupos y de la sociedad. Y hoy lo que necesitamos en Brasil es alguien con ese perfil. Él sabe que puede ser eso. Hasta un hombre como el Ciro Gomes, que es alguien más de izquierda, es un nombre que peca porque no es tan conciliador. El Alckmin, en el lado de la derecha, también es un candidato más conciliador, no sale por ahí burlándose de las personas como [Juan] Dória hace. Pero la verdad es que es difícil encontrar un nombre de un candidato conciliador. Teniendo en cuenta que Brasil vive un momento de conflicto social constante, muy grande, el Lula es la forma más barata de administrar el país. Él consigue mediar conflicto social, hablar con bancos, con sindicatos. Pero como él probablemente será impedido, quien va a asumir esa función nadie sabe.

Pregunta. ¿Y cuál será el mayor desafío económico para el próximo presidente?

Respuesta: Lo que me preocupa es que esa PEC del gasto puede estallar ya el año que viene y no va a ser políticamente sostenible. Y el nuevo presidente tendrá que editar en 2019 una Enmienda Constitucional del “ver bien”. No funcionó, excusa, no va a ser más de esa manera. Hay una presión orgánica del aumento de gastos del Estado justamente por el envejecimiento de la población. Hay una contradicción a medio plazo. A diferencia de mis colegas de mercado, que son ortodoxos y creen que el mundo es una hoja de Excel, creo que no sirve nada de tener un superávit primario para pagar las cuentas de la Previsión, si no empiezo a hacer hoy las universidades de medicina para tener un médico en el frente. El límite es el siguiente: usted puede incluso tener dinero, pero no tendrá oferta de servicios para esa población mayor. Es muy mal hecha la discusión de la Previdencia.

HELOÍSA MENDONÇA – São Paulo – Ene 2018

 

https://brasil.elpais.com/brasil/2017/12/22/economia/

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.