El Niño ya se hace sentir en los mercados de commodities

HONG KONG—El fenómeno climático conocido como El Niño está impulsando los precios de los commodities agrícolas a medida que su impacto se extiende a lo largo de regiones con cultivos clave en Asia y América.

Los meteorólogos del gobierno en Estados Unidos y Australia han advertido en las últimas semanas que El Niño de este año podría ser el más severo en casi dos décadas. A finales de la semana pasada, la Agencia Meteorológica de Japón informó que las temperaturas de la superficie marina del Pacífico están “notablemente por encima de lo normal” y advirtió que las temperaturas podrían llegar a su nivel más alto desde 1950.

Debido al cambio en la temperatura del agua, los pescadores en Perú también sufrirán por un nivel de anchovetas menor de lo normal.

Los agricultores ya tienen señales sobre el daño potencial a sus cosechas. Los cultivadores de azúcar en Brasil dicen que las fuertes lluvias podrían reducir el contenido de sacarosa en sus cañas, mientras que los granjeros en Australia, Asia y partes de África dicen que las condiciones áridas podrían golpear la producción de cultivos como aceite de palma, trigo, cacao y café.

Norteamérica y Sudamérica probablemente tendrán cosechas de soya por encima del promedio, que deberían compensar con creces el daño a las cosechas de soya en India y otras partes de Asia, dice Matthew Bradbard, director de inversiones alternativas de RCM Alternatives.

Michael Underhill, director de inversiones de Capital Innovation, una empresa de inversión de EE.UU., calcula un nivel de precipitación por encima de lo normal en las principales áreas de producción de soya y maíz de América, principalmente en EE.UU., el centro y sur de Brasil y Argentina.

La Organización Internacional del Café dijo que para el año cafetero 2016 será importante vigilar los patrones climáticos, particularmente por la constante sequía en América Central y el posible impacto de El Niño.

El Niño TWSJ 13.10.15

Los precios de varios productos agrícolas han subido debido a los temores de escasez ligados al clima. Los precios del azúcar se han disparado 31% durante las últimas tres semanas, los lácteos han ganado 36%, el aceite de palma 13,1% y el trigo 6,1% en el mismo período.

 

El Niño se produce cuando los vientos del Pacífico ecuatorial pierden velocidad o revierten su dirección. Esto calienta el agua en un área amplia, que a su vez trastoca el clima en todo el mundo.

Los consumidores globales están comenzando a sentir el efecto a medida que El Niño cobra fuerza. Los precios mundiales de los alimentos subieron en septiembre por primera vez en 18 meses, impulsados por las alzas del azúcar y los lácteos, indicó la semana pasada la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Los habitantes de algunas ciudades en Asia están sintiendo El Niño de una forma diferente. Una pesada capa de smog ha cubierto Singapur desde mediados de agosto, generada por la quema de bosques en Indonesia para limpiar terrenos para plantaciones de aceite de palma. Las quemas han durado más de lo normal debido a las condiciones áridas causadas por El Niño, haciendo que su impacto sea “verdaderamente tangible”, señala Joseph Incalcaterra, economista de HSBC.

El efecto total del patrón climático en los precios de los commodities probablemente no se conocerá por varios meses. No se espera que El Niño alcance su punto culminante antes de final del año y los meteorólogos calculan que perdurará durante 2016. En el pasado, los precios de los commodities (sin incluir combustibles) han subido 5,3% en promedio en los 12 meses siguientes al anuncio del fenómeno de El Niño, según el Fondo Monetario Internacional.

De todos modos, una serie de organizaciones alimentarias en países que producen cultivos clave en Asia han reducido sus predicciones para el próximo año debido a las condiciones inesperadamente áridas. La Asociación de Café y Cacao de Vietnam (Vicofa) calcula que la producción de café caerá marcadamente, aunque no ha especificado el impacto. La Asociación de Exportadores de Arroz de Tailandia proyectó un descenso de entre 15% y 20% en la producción de arroz.

Mientras tanto, los agricultores en Brasil se preocupan por el exceso de lluvias. La precipitación por encima de lo normal puede ocasionar que haya un menor contenido de azúcar en las cañas y reducir el número de días disponibles para molerlas.

“Las condiciones adversas en Brasil pueden endulzar la perspectiva del azúcar”, manifestó Underhill.

Augyawati Joe, portavoz de la Asociación de Aceite de Palma de Indonesia, indicó que las plantaciones en el país experimentan condiciones más secas a las normales, las cuales están demorando la maduración de la fruta. Además, la persistencia de los incendios para preparar el terreno ha causado una bruma significativa que podría impactar la producción, aseveró.

Esto podría afectar el suministro de aceite de palma en algún momento, impulsando los precios de este commodity, que alcanzó su precio más bajo en seis años en agosto, y que se emplea en productos que van desde los alimentos procesados hasta el lápiz labial. Sin embargo, el verdadero impacto en la producción podría comenzar a sentirse dentro de unos seis meses, según Agus Purnomo, director gerente de sostenibilidad de Golden Agri-Resources, una empresa que cotiza en Singapur.

Los agricultores en Australia están comenzando a sentir el efecto.

Andrew Carberry, quien cultiva 1.000 hectáreas de trigo además de algodón, garbanzos y ganado en su granja al norte de Sídney, dijo que espera que su trigo salga bien librado, aunque la perspectiva de otros cultivos a los que les faltan varios meses para estar maduros es menos certera. “Las predicciones de El Niño parecen estar volviéndose realidad y estamos a la espera de un poco de lluvia”, sentenció.

El Departamento de Agricultura y Recursos Acuíferos de Australia predijo el mes pasado que la cosecha de trigo del país para la temporada 2015-2016 alcanzará las 25,3 millones de toneladas, un aumento de 7% frente al año anterior.

No obstante, Tobin Gorey, un economista de agronegocios de Commonwealth Bank of Australia, dijo que la cosecha podría ser hasta dos millones de toneladas menor, debido a la baja precipitación en septiembre.

En vista que las condiciones climáticas han sido secas en regiones que cultivan trigo como el Mar Negro y partes de EE.UU., aumentan las preocupaciones de una reducción en el suministro global.

Los corredores de trigo australiano están comprando contratos de futuros ahora para asegurarse de tener granos disponibles para envíos que han pactado en los próximos meses, lo cual ha incrementado los precios, dijo Campbell Keene, alto ejecutivo de Rabobank in Sídney.

Lucy Craymer

http://www.wsj.com/public/page/espanol-inicio.html

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *