Dólar fuerte, Pensamiento Débil

Dolar debil vs fuerte EL ABC 05.11.15

El dólar se ha apreciado de forma espectacular en los últimos quince meses – desde un nivel ponderada por el comercio de 102 en julio de 2014 a 120 recientemente. En algunos aspectos, esto es una cosa muy buena. Los estadounidenses pueden comprar todo tipo de productos extranjeros con un descuento casi el 20% de hace un año. Pero el fortalecimiento crea un serio desafío para las grandes multinacionales estadounidenses con grandes operaciones en el extranjero.

La preocupación es que el dólar alto influye en el costo de fabricación de los Estados Unidos ya que los costos de producción son inflados por la apreciación del dólar. Sin embargo, las empresas con sede en los Estados Unidos, verdaderamente globales, ya no producen predominantemente en los EE.UU. para la exportación, producen en todo el mundo, lo que significa que el alza del dólar de ninguna manera es algo terrible para sus costos de producción.

El verdadero problema es que los ingresos de sus operaciones en el extranjero se convierten de nuevo a las finanzas del país para ingresar menos dólares de beneficio neto. Esto pone presión a la baja sobre el precio de las acciones, ya que con un menor crecimiento de EPS (ingresos por acción) las expectativas de los accionistas anuncian una futura caída del crecimiento, la reducción de EPS múltiples y por lo tanto de los precios de las acciones. Empresas como General Motors, Procter & Gamble, 3M, Under Armor, KC, Harley Davidson, Omnicom y McDonalds han sido golpeados por Wall Street durante 2015 por su crecimiento de EPS decepcionante, impulsado en parte por la presión en base de la moneda por los ingresos extranjeros.

¿Qué papel deberían jugar las operaciones en el extranjero de las grandes multinacionales americanas?

Una forma de pensarlo es que los accionistas deben pagar por una compañía que cotiza en el índice S&P 500 alrededor de 20 veces su índice de P/E (Price/Earnings).

Eso significa que el pago corresponde una vez para las ganancias actuales y 19 veces para las ganancias futuras, lo que implica un gran crecimiento de las ganancias futuras. Así las operaciones en el extranjero tienden a contribuir de manera significativa en el largo plazo, 20 veces las expectativas de los accionistas. La manera de hacerlo es construir una cuota de mercado en los mercados internacionales a un nivel de rentabilidad que sea más alto que el costo de capital.

Pero cuando Wall Street presiona a empresas, como consecuencia de un aumento en el valor relativo del dólar estadounidense, perjudica el comportamiento de la compañía respecto del valor a largo plazo de sus operaciones internacionales. La presión de Wall Street alienta a las compañías multinacionales para tratar de obtener la mayor cantidad de dólares de operaciones en el extranjero hasta el nivel que espera y lo están haciendo actualmente.

 

La respuesta más fácil a corto plazo a las presiones de Wall Street es fijar el precio en moneda local en los mercados extranjeros de modo que el beneficio obtenido no se traduzca a mayores montos en dólares estadounidenses y EPS superiores. Este es el juego más antiguo de contabilizar a corto plazo: aumentar los precios para ganar más en el corto plazo por optimización de la cuota de mercado. Cualquier empresa relativamente saludable puede hacer eso porque con la excepción de los mercados súper competitivos, el margen por acción-punto tiende a aumentar más rápidamente que el movimiento de mercado, aumentando las ganancias en el corto plazo. Pero deja a la empresa con una proporción cada vez menor y en casi todas las circunstancias recuperar la cuota de mercado es más difícil que mantener en el primer lugar.

 

De ahí que en la medida en que la presión de Wall Street sea eficaz, lleva sus objetivos para reducir el tamaño de sus negocios internacionales mediante la elevación de precios, atender una porción más pequeña de sus mercados y ser competitivamente más vulnerables mediante el establecimiento de un paraguas de precios en el que otros competidores no estadounidenses pueden prosperar. En la mayoría de los casos, se trata de una destrucción de valor a largo plazo. Wall Street, a través de su presión, hace que las mismas compañías que dice estar “ayudando” a participar en determinadas actividades que, si bien son supuestamente buenas para los accionistas son realmente muy malas.

Irónicamente, después de crear el problema, Wall Street le ayudará a arreglarlo, aunque sólo en su debido momento. Por destrozar la competitividad internacional de las empresas de Estados Unidos, ayudará a llevar el dólar hacia abajo, lo que dará lugar a ganancias extranjeras obteniendo más, que a su vez proporcionará un golpe positivo a corto plazo a las ganancias de las multinacionales estadounidenses por el deslizamiento de dólar, aunque en una base más pequeña de negocio gracias a la recuperación que esta alentado ahora. En ese momento, Wall Street va a bailar de alegría porque EPS crecerá desde su base baja. Como Wall Street tiene la memoria de una pulga, se olvidará que tan alto habrían sido el EPS, si no hubiera “obligado” a las empresas a reducir su cuota de mercado internacional.

El problema es que una vez que se haya completado este ciclo, la fuerza y la competitividad de las multinacionales estadounidenses se habrán debilitado en detrimento de todo el país. Ese es el resultado inevitable de una combinación de un dólar fuerte y el pensamiento débil.

¿Cuál es la solución? En realidad, es relativamente fácil. Al pensar en el valor futuro, los inversores deben preocuparse por EPS ajustados por los movimientos de divisas – en cualquier dirección. Estar tremendamente entusiasmados con las subas de EPS debido a la caída del dólar estadounidense es casi tan inteligente como estar deprimido por la baja de EPS debido a un aumento del dólar. Las fluctuaciones a corto plazo en el dólar estadounidense son sólo eso: fluctuaciones. Situación que ha estado sucediendo desde que los economistas comenzaron a calcularlos. Si las operaciones internacionales están ganando por encima del costo de capital, lo único que a los accionistas realmente debería importarles es el crecimiento de la cuota de mercado. Que combina un dólar fuerte con un pensamiento fuerte.

Roger Martin – Octubre 13, 2015

Roger Martin is a professor at and former dean of the Rotman School of Management.

https://hbr.org/2015/10/strong-dollar-weak-thinking

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.