¿Por qué la caída de la bolsa de China no es tan sorprendente?

 

Siguen las caídas en los mercados chinos y llevan a una agitación del mercado global. Debemos acostumbrarnos a ella.

Uno de mis predicciones para 2016 fue que habrá que esperar aún más la volatilidad del mercado chino después de la caída del mercado del verano pasado. He escrito antes acerca de cómo la naturaleza inusual de los mercados de valores de China, que están dominados por los pequeños inversores y están cerrados para los extranjeros, lo cual lo hacen propensos a un comportamiento volátil.

La última caída del mercado ha puesto de manifiesto lo difícil que es para los responsables políticos gestionar la volatilidad de una economía en transición, donde todavía se está reformando el mercado de valores.

La semana pasada, las autoridades chinas trataron de limitar la caída del mercado a través de la utilización de los llamados interruptores automáticos. Pero la detención de la cotización de las acciones durante 15 minutos no era tranquilizador para los inversores – especialmente los minoristas, que vieron que se les impide salir del mercado – por lo que el comercio se suspendió por completo el lunes y el jueves también. Después de estos intentos que fallaron en detener el declive, las autoridades suspendieron el uso de los interruptores adicionales.

Pero la estructura inusual del mercado de renta variable se mantiene sin cambios. Las acciones chinas siguen siendo propensos a grandes oscilaciones en las valoraciones. El mercado de valores se redujo casi a la mitad en el primer semestre del año pasado, que fue cuando en agosto, venta masiva causó ondas globales. Luego, en el otoño, el mercado creció más de 20%, desarrollándose en un territorio de mercado alcista en cuestión de meses. Ahora, en la primera semana de operaciones en el año 2016, está cayendo de nuevo y probablemente se mantendrá volátil en los próximos meses.

Cabe destacar que, al igual que en otros mercados financieros, los inversores minoristas tienden a actuar en “manadas”, donde si alguien saca del dinero para tomar algunas ganancias del mercado alcista, otros seguirán, creyendo que los primeros motores tienen una mejor información. Y es peor en China, ya que, a diferencia de los mercados de los países desarrollados, la información es menos transparente y el predominio de las empresas estatales significa que los libros no siempre son fáciles de comprobar.

El mercado de valores de China ha expuesto con regularidad este tipo de comportamiento de “montaña rusa” a lo largo de su historia de dos décadas y media. La diferencia ahora es que China es la segunda economía del mundo, y sus giros del mercado son monitoreados por los inversores globales en las empresas que dependen de la venta a China. De hecho, el índice FTSE All-World cayó 6,1% la semana pasada, que es la peor racha de cinco días desde que la medición de las acciones mundiales se creó dos décadas atrás.

Es importante destacar que la preocupación subyacente acerca de la salud de la economía china no ha cambiado en los últimos seis meses o menos desde la última caída del mercado. Las reformas económicas toman tiempo, y los últimos indicios apuntan a que la economía continúa desacelerándose. Hacer el modelo de crecimiento menos volátil para el país, sin el apoyo de la innovación, no es una tarea sencilla. Y los esfuerzos en gran medida ineficaces de los responsables políticos chinos para gestionar los mercados financieros, no inspiran confianza.

En otras palabras, la reforma de una economía del volumen de China es una tarea difícil. Requerirá a los responsables políticos a adoptar políticas transparentes y eficaces para poner a punto la economía, lo que será un cambio radical de los dictados y las medidas administrativas que han caracterizado la formulación de políticas en este periodo de transición. Por ejemplo, para apuntalar el mercado, en lugar de prohibir a las grandes empresas la venta de acciones, los responsables políticos podrían utilizar los impuestos para desalentar el comercio excesivo.

Va a pasar un tiempo antes que China pueda llegar a encontrar el conjunto adecuado de herramientas para sus mercados de transición y convencer a los inversores de que los responsables políticos pueden gestionar las reformas estructurales difíciles para su economía. Es comprensible que el mercado de valores no se haya desarrollado lo suficiente como para implementar las herramientas basadas en el mercado, tales como la imposición de costos de transacción, para tener el mismo efecto que en los mercados desarrollados.

Pero los repetidos errores en la regulación del mercado de valores no va recuperar la confianza de de los inversionistas ya sea nacionales o globales. Políticas fallidas, como las últimas interrupciones automáticas y las intervenciones administrativas anteriores, agravan las preocupaciones en torno a la salud de la economía china. Así que debemos seguir esperando volatilidad en los mercados de China por un tiempo.

Linda Yueh

Linda Yueh is an Adjunct Professor of Economics at London Business School, a Fellow in Economics at St Edmund Hall, Oxford University (where she also directs the China Growth Centre); and Visiting Professor of Economics at Peking University. She is the author of China’s Growth: The Making of an Economic Superpower (Oxford University Press).

 

https://hbr.org/2016/01/why-chinas-market-crash-is-so-unsurprising

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *