El Cisne Negro de Gran Bretaña

 

 Espero conozca el término de Cisne Negro.

En él se describe un evento que viene de la nada y tiene un gran impacto (por lo general adverso). Un ataque terrorista, por ejemplo, o una caída del mercado. Como digo, espero que haya escuchado el término y sepa lo que significa.

Aun así, me gustaría tomar un momento para reflexionar sobre de dónde proviene del término.

Esto se debe a que estoy a punto de mostrar algo que a primera vista podría parecer castillos en el aire. Así que vale la pena tener en cuenta que sin precedentes, no es lo mismo que imposible.

«Todos los cisnes son blancos es una falacia. Hay una especie de cisnes, nativa de Australia que eventualmente, tienen plumas negras.

Hasta finales del siglo XVIII, los europeos no tenían ni idea de la existencia de estos cisnes. En lo que a ellos respecta, todos los cisnes eran blancos.

De hecho, incluso he leído que en muchas lenguas occidentales la palabra para ‘cisne’ se deriva de palabras que significa “blanco”.

Nadie había visto nunca un cisne negro. Por lo tanto, razonaron, tal cosa no existía. La conclusión comprensible (pero totalmente erróneo) era que todos los cisnes eran blancos.

 

 

La noción de eventos tipo Cisne Negro, algo que puede pasar a pesar de que rara vez (o nunca) haya sucedido, ha impregnado el pensamiento de los mercados financieros en los últimos años.

Sin embargo, en la práctica todavía hay una tendencia entre los que comercian o invierten, que un evento  que un evento sin precedentes, solo se encuentra en el reino de la fantasía.

Ya se trate de tasas de interés negativas de los bancos centrales o de un mercado de valores dejando caer un 50% en un solo día, siempre hay una sensación de que estas cosas son sólo teóricas,… hasta que suceden.

Luego de la introducción, vayamos al tema de hoy.

El viernes me senté con nuestro experto en el comercio de divisas Tom Tragett para hablar de lo que llamamos La Gran Conmoción de la Moneda de 2016.

Durante la charla, Tom emitió una simple advertencia: pronto podríamos ver un momento en que una libra vale menos de un dólar.

De modo que al cambiar £ 100 a dólares se obtendría menos de cien dólares.

Suena un poco loco, ¿no es cierto? Es algo que nunca hemos visto antes.

Llegamos muy cerca a mediados de los años ochenta, pero nunca hemos estado debajo de la paridad, término utilizado cuando una unidad de una moneda es igual a una unidad de otra.

Entonces, ¿por qué Tom cree que esta situación puede suceder?

En el siguiente gráfico, de los últimos 25 años, se muestra la paridad:

 

Lunes 07.03.2016 El ABC

 

 

Source: Bloomberg

La escritura es un poco pequeña, característica de los gráficos de Bloomberg, pero he definido una línea roja en la parte inferior de espesor extra. Porque es importante.

El gráfico muestra una clásica formación de ‘cabeza y hombros’. La línea roja es lo que los analistas técnicos llaman la “línea base”.

Tom explicó que si la tendencia cae por debajo de esa línea base, se abriría un gran movimiento a la baja.

Por el momento, la libra esta alrededor de 1,41 $, después de haber subido algo un par de semanas atrás (a pesar de que ha comenzado esta semana con el pie trasero).

Eso significa que un movimiento de la paridad supondría un impulso del 30%. Para aquellos de ustedes que operan con divisas, es un movimiento de 4.000 puntos.

De modo de que si está operando a 1 £ el punto, podría obtener 4.000 £ si funciona este sistema. Evidentemente existe la necesidad de poner un poco de dinero en riesgo, por supuesto, pero sería una buena relación riesgo-recompensa (la esencia de cualquier buena idea comercial).

En la actualidad, estamos en territorio de “ver qué pasa”, por tomar una frase que utilizo Tom el viernes. Quiere ver la confirmación de que el movimiento “esta ocurriendo” antes que rompa la línea base.

Si lo consigue, él cuenta que éste tiene un serio potencial. Como se dijo en la charla, tendríamos la libra a niveles no vistos en una generación, justo en la víspera de un evento (el referéndum de la UE) que no hemos visto en casi dos generaciones.

De hecho, el análisis de Tom muestra que la libra esterlina podría fácilmente romper la paridad, dejando que esos 4.000 puntos se muevan como lo que acabo de mencionar.

Ben Traynor –  Editor

The Daily Reckoning

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *