Inundaciones = Tragedias Individuales. Pensemos a largo plazo

El reciente viaje oficial del Presidente Mauricio Macri a Holanda nos hizo recordar una nota publicada en Abril de 2014, en relación con las inundaciones que acosaban a nuestro país. Es de esperar que esta exitosa visita nos permita aprender de este pequeño país ( geográficamente) y grande respecto a Políticas de Estado.

Desde varios días atrás muchas ciudades argentinas están inundadas. El tema es reiterativo y afecta a la vida de todos los ciudadanos, y como consecuencia afecta al pais. No cabe duda que la asignación de recursos actual no es la necesaria. Seria muy largo enumerar los errores de asignación, solo mencionemos Futbol para Todos. Modernicemos el Pais y pensemos a largo plazo.

A mediados de Abril, publicamos en Codigoinversor.com, una nota sobre la preocupación de EUA una vez acaecido el desastre del huracán Sandy.

http://codigoinversor.com/2014/04/pensar-como-los-holandeses-en-un-mundo-post-sandy/

Es oportuno publicarla nuevamente, tal vez ayude.

Pensar como los holandeses en un mundo post-Sandy

En diciembre de 2012, Shaun Donovan, secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, se encontraba de vacaciones en Berlín, cuando decidio visitar a los Países Bajos. Quería tener una idea de primera mano del famoso enfoque holandés sobre la gestión del agua. Huracán Sandy  golpeó seis semanas antes, y en el período posterior, el presidente Obama le pidió que dirigiera un grupo de trabajo, cuyo objetivo no era sólo reconstruir, sino también a repensar radicalmente la infraestructura de la región a la luz del cambio climático.

En los Países Bajos, un hombre llamado Henk Ovink ofreció a ser guía de Donovan. Ovink era el director de la Oficina de Ordenación del Territorio y Gestión del Agua, lo que significa, en esencia, que su trabajo es mantener seco el famoso anegado país. A pesar, que Donovan conocía las innovaciones holandesas, fue sorprendido por el hecho de que Ovink estudiaba  el agua tanto desde el punto de vista cultural como en términos de ingeniería.

Con ojos holandeses,  el desastre del Sandy era una oportunidad para EUA.  Para los expertos holandeses, EUA no conocía la cultura para enfrentar dicho tipo de desastres.   La conclusión fue que Ovink comenzó a trabajar con Donovan.

La lucha holandesa contra el agua los llevo a la conclusión que se debería llevar a cabo una lucha comunitaria.  Actualmente, los Comités de Agua, que datan de la Edad Media, son una característica de cada región, y trabajan en la planificación de infraestructuras a largo plazo.

Contrariamente, el individualismo norteamericano, ha dado como resultado un sistema en el que cada municipio tiene una gran autonomía, lo que hace difícil la cooperación regional. ” Las vulnerabilidades son regionales “, dijo Judith Rodin, presidenta de la Fundación Rockefeller, que es la principal organización de los fondos de trabajo con el equipo de Donovan. ” Sin embargo, tenemos la regla de cada comunidad, y muy pocos incentivos para salir de eso. “

Según Ovink, es el momento de aplicar nuevas ideas. Los científicos del clima predicen que para finales del siglo, el nivel del mar aumentará entre uno y medio y cuatro pies. La ciudad de Nueva York podría recibir mareas de tormenta de hasta 24 pies. Miami Beach podría estar bajo el agua. “El agua no ha sido una política de estado para los EE.UU. “, dijo Ovink. “Eso es así porque está, casi todo el territorio por sobre el nivel del mar. Pero ¿y si cambia el nivel del mar? “

La habilidad holandesa en la gestión del agua se remonta a los diques, presas y molinos de viento con los cuales fueron recuperadas gran parte de sus tierras a partir de la Edad Media. En la década de 1950, construyeron el Plan Delta, una revolucionaria serie de barreras de mareas a lo largo de la costa del Mar del Norte.

Pero el pensamiento ha evolucionado desde entonces. Con la creciente amenaza del cambio climático, los ingenieros holandeses han desarrollado estrategias que van más allá de contener  el agua. La ciudad de Rotterdam, por ejemplo, esta construyendo casas flotantes y edificios de oficinas y abriendo receptorios en plazas céntricas que serán canchas de básquet la mayor parte del tiempo, pero se llenarán de agua en periodos de alta marea, evacuando la inundación de las calles.

El plan, llamado Espacio para el Rio,  se inicio en Nijmegen y otros 38  lugares. Una amplia zanja corta la ciudad, donde  están los cuellos de botella de los ríos (50 granjas y varias residencias están siendo reubicados) y en el verano de 2015 habrá una isla. Sera  una nueva sección de la ciudad: zonas más altas con edificios de apartamentos; otras secciones, en zonas más bajas se desarrollarán parques y playas. Durante los períodos de crecida, las secciones inferiores de la isla simplemente serán receptorios de  agua. Los nuevos muros de contención en esta zona baja servirán también para fomentar la conciencia diaria del nivel de agua en constante cambio.

Cuando el plan fue presentado por primera vez, la reacción de la comunidad fue en contra del mismo. Era un cambio de paradigma, ya que para los holandeses las  presas y diques significan seguridad. Pero después de una interacción  entre los planificadores de la ciudad, grupos de la comunidad, el ministerio nacional a cargo de la infraestructura y la junta de agua de la región, la ciudad en su conjunto dio vuelta a la idea de que debido a que el mundo había cambiado, la gestión del agua tenía que cambiar también.

”Técnicamente esto no es un proyecto muy innovador”, dijo Mathieu Schouten de la oficina de desarrollo de la ciudad. “Fue el proceso que fue innovador. “

Cuando el diseño final fue presentado en una reunión de la comunidad en 2009, incluía dos áreas de recreación expansivas y un nivel de seguridad del agua que se comprometió a hacer la ciudad atractiva para nuevas empresas. Se acepto al cambio climático como una forma de vida, y el amanecer de un enfoque del siglo 21 para convivir con la naturaleza.

Cuando el proyecto esté terminado, debería aliviar las preocupaciones de inundación no sólo en Nijmegen , sino también en Alemania y otros países. En octubre pasado, seis meses después que Ovink llegó a los EE.UU. , dio una conferencia en el  auditorio de la Universidad de Nueva York con más de un millar de personas : alcaldes, ingenieros, diseñadores urbanos , representantes de empresas , estudiantes y activistas comunitarios . Fue un éxito total.

Paneles delineando coloridamente enfoques para hacer frente las playas, ríos y ciudades. Para asombro de Ovink , prácticamente todas las partes interesadas en el Noreste han sido muy  receptivos a las nuevas ideas.

El verano pasado, el Grupo de trabajo de Reconstrucción del huracán Sandy,  emitió su informe de recomendaciones para el largo plazo en los EE.UU., y estaba lleno de ideas Ovink. Surgieron muchas recomendaciones : El Nordeste tiene que trabajar más para aprovechar los ecosistemas existentes , creación de barreras artificiales de mareas, pero sólo como parte de un espectro regional más amplio , recomendaciones para la modernización de tratamiento de aguas residuales,  para que la red eléctrica sea menos vulnerable y el diseño de nuevas viviendas asequibles. La contención de agua tiene que formar parte del paisaje urbano.

La nueva palabra de moda que acompaña a todo esto – ” resiliencia ” – pretende ser una forma indirecta de atacar problemas subyacentes del cambio climático: la necesidad de reconstruir considerando la ecología, la economía, la infraestructura y la incertidumbre meteorológica en cuenta. Gran parte del crédito por el cambio en el pensamiento tiene que ir al mismo huracán Sandy, que golpeó una de las zonas más ricas y pobladas del país. No solo de  eventos catastróficos – El huracán Katrina y otras tormentas, sino también del 9/11 y la crisis bancaria de 2008 y la posterior recesión económica mundial, que en conjunto, parecían solidificar la sensación de vivir en una época de incertidumbre crónica.

El empuje de Ovnik es lo que ayudo al cambio de enfoque.  Ovink promovió un concurso de diseño, llamado Reconstruir por Diseño. Alrededor de  148 equipos compuestos por expertos en una variedad de disciplinas – arquitectura, diseño urbano, ingeniería, ecología, comunicaciones – presentaron ideas para repensar el desarrollo en las zonas afectadas por Sandy.

Un aspecto innovador de la competencia era que los equipos no presentaron proyectos concretos para ser juzgados. Para ello sería diseñar con crisis anteriores en mente, que es un enfoque demasiado rígido, dadas las incertidumbres del cambio climático. Uno de los mantras de Ovink es: ” Tenemos que utilizar el futuro como referencia, no el pasado.”. En su lugar, se identificaron grupos de puntos problemáticos y áreas de investigación.

A diez equipos se los financio para la investigación de campo hacia soluciones escalables para los problemas de la región. Un equipo se ha centrado en las comunidades frente al mar en la ciudad de Nueva York y está investigando maneras de descentralizar la electricidad y otros servicios públicos, lo que haría barrios más autosuficientes en una tormenta.

Otro plan crearía una U protectora que envuelve alrededor de Lower Manhattan, que comprende zonas verdes y paredes de retracción. Otro ha propuesto nuevos modelos para las ciudades costeras de Nueva Jersey que reimaginen la playa: redistribuyendo dunas, mejoras en  las capacidades de almacenamiento de agua de las ciudades y construcción de paseos marítimos que hacen una doble función como barreras al mar. En las próximas semanas, una selección final de los proyectos recibirán financiación, y si bien el objetivo es poner en práctica los diseños en la región afectada por Sandy, el plan a largo plazo es para adaptarlos a otros escenarios de todo el país.

A pesar de todo el apoyo, inesperado, que Ovink y sus ideas han recibido, algunos observadores todavía mantienen el escepticismo sobre cuánto cambio se puede realizar aquí, y qué tan rápido. Tal vez las cosas en EUA no sean tan fáciles.

Un buen ejemplo de la resistencia americana a un pensamiento regional es la respuesta de la ciudad de Nueva York al Sandy: un informe 438 páginas lleno de 250 recomendaciones, que permita alcanzar muchos de los objetivos que propuso Ovink . Pero el informe dice poco acerca de la cooperación interregional  de los tres estados comprendidos. En un mundo ideal Henk Ovink, debería haber  sido escrito en estrecha consulta con las jurisdicciones vecinas. Y esto no fue así.

Sin embargo, Ovink dijo que creía que la actitud individualista de este país está en el proceso de enfrentar  las realidades del cambio climático.

Un lugar en el que se está prestando mucha atención a es Hoboken, Nueva Jersey, que se encuentra justo al otro lado del río Hudson de Manhattan y es particularmente vulnerable a las inundaciones. Durante el huracán Sandy, el 80 por ciento de la ciudad estaba bajo el agua, y por lo menos el 90 por ciento de los residentes quedaron sin electricidad.

En el proceso de reconstrucción, el alcalde de Hoboken, Dawn Zimmer, tuvo el ejemplo que el sistema estadounidense es a menudo en contra de las soluciones comunes. La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias tenía dinero disponible, pero había un problema. ” Ellos estaban dispuestos a darme fondos para proteger la estación de bomberos y el centro para personas mayores “, dijo. ” Ese dinero podría ayudarme a conseguir una bomba adicional para proteger a todos en Hoboken, pero  no podía usar esa financiación  para eso. Su política va en contra de la protección de las comunidades”.

Zimmer se convirtió en un fan del enfoque desarrollado en ciudades como Nijmegen. Ella tiene una visión holística de Hoboken, para atacar los problemas de la ciudad desde varios ángulos. Ella quiere instalar techos verdes en los edificios, cubiertas de vegetación, para absorber el agua de lluvia. Más árboles en el paisaje urbano ayudarían también, y aceras permeables podrían permitir que el agua drene.

Ha  dado lugar a un grupo de voluntarios que está creando una ” red de emergencia ” de spots vinculados, a través de Wi -Fi para servir como un sistema de comunicación. Zimmer dijo que quería ver la cooperación en toda la región. “Pero yo soy práctica”, dijo. “Creo que eso va a tomar por lo menos 10 años. “

Mientras tanto, Ovink dijo que estaba interesado en Honoren, porque la ciudad podría servir como un caso testigo: una  planificación regional en miniatura. Uno de los equipos  de Reconstruir por Diseño ha desarrollado un plan para toda la ciudad de instalación de  barreras y bombas, convertir a  los parques existentes en las cuencas de contención de agua, creación de un cinturón verde de parques alrededor de Hoboken para absorber el exceso de agua y reconcebir la red eléctrica.

“Dawn Zimmer tiene la oportunidad de ofrecer la prueba de un enfoque integral dentro de su jurisdicción”, dijo Ovink . ” Si Hoboken no se  inunda con la próxima gran tormenta , puede demostrar a todos, que la idea funciona . “

Russell Shorto

http://www.nytimes.com/2014/04/13/magazine/how-to-think-like-the-dutch-in-a-post-sandy-world.html

 

The Shortlist: Harvard Business Review

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *