Por detrás del verdadero mecanismo de corrupción de Brasil

 

 Enanas Presupuesto , Dossier Cayman , Rosa Pasta, impuesto sobre la mafia, la compra de votos para la reelección. Aparte del IPC Banestado , que ganó prominencia a ser mencionado en una forma caricaturizada en la serie El Mecanismo , Netflix, los numerosos escándalos de corrupción que han afectado a Brasil después de la democratización parece estar condenado al olvido.

La sucesión de eventos, crímenes, personajes, investigaciones, así como las parcas condenas hacen que la realidad brasileña de combate a la corrupción sea difícil, por no decir casi imposible, de acompañar. Un proyecto de investigación de la USP, sin embargo, se centran en la informática para tomar estos casos de ostracismo, revelan el verdadero mecanismo de funcionamiento de las redes de corrupción en el país y, en el futuro, hasta prever cómo se forman esas redes.

En la trama del Brasil real no hay un personaje principal que lidera un gran esquema de desvío de dinero público, como a veces ronda la imaginación popular. Sino más bien una red bien – diseñada el que las relaciones se mapearon 404 nombres – entre políticos, empresarios, funcionarios públicos, los cambistas y las naranjas – las personas implicadas en casos de corrupción 65 entre 1987 y 2014. “Estas redes criminales operan con el fin similar a la del tráfico de drogas y las redes terroristas “, explica Luiz Alves, un investigador postdoctoral en el Instituto de Matemáticas y Ciencias de la Computación de la USP de São Carlos, y uno de los cinco investigadores del proyecto.

La investigación se hizo sobre la base de escándalos de corrupción divulgados en la gran prensa a partir de 1987. “Antes de eso, no tenemos documentación sobre corrupción. Lo que no significa que no existía, sino que no había una prensa libre para exponer los casos “, explica Alves. El resultado de la investigación fue publicado en enero en el artículo de la estructura dinámica de las redes de corrupción política (The dynamical structure of political corruption networks) en el Journal of Complex Networks . Y llamó la atención del prestigioso MIT Technology Review, que puso el tema en la lista de las publicaciones más provocativos de la época.

 

 

El grafico representa las redes de corrupción establecidas en Brasil entre 1986 y 2014. Los colores distinguen diferentes sub-grupos.  El tamaño de los nodos representa la influencia del agente dentro de las redes.  Los puntos R5, R6 y R3 representan los siete ‘hubs’ de la red.

De acuerdo con la investigación, los grupos que conducen las acciones ilícitas funcionan de forma similar a la descrita por la llamada teoría de las “sociedades secretas”, la mayoría de las veces, con pocos miembros, cerca de ocho integrantes por “célula”, que actúan constantemente para atraer a otros “talentos” y ampliar su red . El objetivo sería maximizar el potencial de ocultamiento de sus crímenes. “Estos grupos operan en redes modulares, algunas bien definidas y que comparten conexiones entre sí”, explica el matemático (ver imagen arriba).

 

Hacer parte de este selecto grupo no es una tarea fácil. La investigación identificó una evolución lenta en el número de participantes, un nuevo miembro por año de investigación – con excepción de los períodos electorales. La investigación apunta que, cada cuatro años, las redes de corrupción se transforman, con un aumento significativo en el número de involucrados. Y a pesar de que no es posible establecer una relación directa entre las elecciones y la corrupción, la hipótesis planteada por los investigadores es que el aumento de las actividades corruptas durante las campañas electorales puede ser una razón para esta coincidencia. “Una hipótesis es que cada vez que cambia el partido en el poder, aumenta la investigación bajo el Gobierno anterior”, afirma Alves.

Entre 1986 y 1991, cada miembro de la red tenía cerca de tres conexiones. La primera transición se produce entre 1991 y 1992 y puede estar asociado con el escándalo Collor , lo que llevó a la renuncia del presidente encerrado por el proceso de destitución . En ese período el número de conexiones entre los participantes era de 6 personas cada uno de ellos. La segunda gran transición se lleva a cabo entre 2004 y 2005, cuando cinco nuevos escándalo surgen – Corrupción en Post , dólares en ropa interior, Mensalão , República Ribeirão y valerioduto minería. A partir de ese período el número de relaciones entre participantes queda estable, con cerca de 18 personas en su red de relación. El impacto de la operación de la lava Jet no fue tan grande en los datos pues el recorte de la investigación termina en 2014, cuando sólo 21 personas habían sido expuestas por el esquema.

Estas conexiones no son aleatorias. A pesar de que no es posible identificar una jerarquía, las investigaciones sugieren que sólo siete centros son responsables de hacer puentes con los otros 397 miembros de la red. “Estos centros representan siete personas con gran influencia en la red de corrupción, pero que no necesariamente tienen el control de las actividades criminales”, afirma Alves. Estos personajes funcionan como el eslabón común entre diferentes grupos denunciados en esquemas de corrupción . El centro más influyente cuenta con 86 personas en su red.

¿Quiénes son los más influyentes del ecosistema corrupto de Brasil?

Pero, ¿quiénes son esos personajes? En la trama diseñada por los investigadores se reveló sólo que es un alcalde, cambiador de dinero, dos banqueros, un director de empresa y un senador. Alves prefirió no identificar al séptimo participante. Esto porque, por cuestiones jurídicas, los investigadores optaron por hacer una autocensura y retirar los nombres de la investigación. Inicialmente, la propuesta incluía la lista de nombres, año y escándalo en que esos “personajes” fueron citados. La justificación es que tener el nombre citado en un escándalo de corrupción no significa que la persona será indiciada o considerada culpable por la Justicia brasileña. “Procedimientos jurídicos en los grandes casos políticos de corrupción pueden llevar años, hasta décadas, y muchos nunca llegan a un veredicto final”, escribieron los investigadores. Alves explica, sin embargo, que los datos y metodología de investigación están a disposición de quienes se interesen. Por otra parte, el interés de los investigadores es conseguir replicar esa metodología. “Si tenemos acceso a datos más completos, por medio de alianzas con instituciones de Justicia, por ejemplo, podremos construir herramientas aún más precisas y útiles para las investigaciones”, resalta Alves. En el estilo de la película Minority Report – La Nueva Ley , los investigadores están apostando a que se puede predecir crímenes de la cartografía de los sospechosos involucrados en redes de corrupción. “Hemos probado varios algoritmosy descubrimos que es posible prever, con un 25% de precisión, las nuevas relaciones que serán establecidas en el futuro por esos individuos investigados. La posibilidad de acertar las previsiones en un análisis aleatorio de esas conexiones es de apenas el 1% “, afirma Alves. Este posible sistema “pre-crimen” no es capaz de predecir, como en la película, que alguien vaya a cometer algún delito, pero sí la posibilidad de alguien que ni siquiera está siendo investigado formar parte de algún nuevo esquema. “Esto puede ayudar a agilizar las investigaciones”, cree el investigador.

REGINA OLIVEIRA

San Pablo – Mar.  2018

 

https://brasil.elpais.com/brasil/2018/03/28/politica/

 

Enanas Presupuesto , Dossier Cayman , Rosa Pasta, impuesto sobre la mafia, la compra de votos para la reelección. Aparte del IPC Banestado , que ganó prominencia a ser mencionado en una forma caricaturizada en la serie El Mecanismo , Netflix, los numerosos escándalos de corrupción que han afectado a Brasil después de la democratización parece estar condenado al olvido.

La sucesión de eventos, crímenes, personajes, investigaciones, así como las parcas condenas hacen que la realidad brasileña de combate a la corrupción sea difícil, por no decir casi imposible, de acompañar. Un proyecto de investigación de la USP, sin embargo, se centran en la informática para tomar estos casos de ostracismo, revelan el verdadero mecanismo de funcionamiento de las redes de corrupción en el país y, en el futuro, hasta prever cómo se forman esas redes.

En la trama del Brasil real no hay un personaje principal que lidera un gran esquema de desvío de dinero público, como a veces ronda la imaginación popular. Sino más bien una red bien – diseñada el que las relaciones se mapearon 404 nombres – entre políticos, empresarios, funcionarios públicos, los cambistas y las naranjas – las personas implicadas en casos de corrupción 65 entre 1987 y 2014. “Estas redes criminales operan con el fin similar a la del tráfico de drogas y las redes terroristas “, explica Luiz Alves, un investigador postdoctoral en el Instituto de Matemáticas y Ciencias de la Computación de la USP de São Carlos, y uno de los cinco investigadores del proyecto.

La investigación se hizo sobre la base de escándalos de corrupción divulgados en la gran prensa a partir de 1987. “Antes de eso, no tenemos documentación sobre corrupción. Lo que no significa que no existía, sino que no había una prensa libre para exponer los casos “, explica Alves. El resultado de la investigación fue publicado en enero en el artículo de la estructura dinámica de las redes de corrupción política (The dynamical structure of political corruption networks) en el Journal of Complex Networks . Y llamó la atención del prestigioso MIT Technology Review, que puso el tema en la lista de las publicaciones más provocativos de la época.

Grafico  1

 

El grafico representa las redes de corrupción establecidas en Brasil entre 1986 y 2014. Los colores distinguen diferentes sub-grupos.  El tamaño de los nodos representa la influencia del agente dentro de las redes.  Los puntos R5, R6 y R3 representan los siete ‘hubs’ de la red.

De acuerdo con la investigación, los grupos que conducen las acciones ilícitas funcionan de forma similar a la descrita por la llamada teoría de las “sociedades secretas”, la mayoría de las veces, con pocos miembros, cerca de ocho integrantes por “célula”, que actúan constantemente para atraer a otros “talentos” y ampliar su red . El objetivo sería maximizar el potencial de ocultamiento de sus crímenes. “Estos grupos operan en redes modulares, algunas bien definidas y que comparten conexiones entre sí”, explica el matemático (ver imagen arriba).

 

Hacer parte de este selecto grupo no es una tarea fácil. La investigación identificó una evolución lenta en el número de participantes, un nuevo miembro por año de investigación – con excepción de los períodos electorales. La investigación apunta que, cada cuatro años, las redes de corrupción se transforman, con un aumento significativo en el número de involucrados. Y a pesar de que no es posible establecer una relación directa entre las elecciones y la corrupción, la hipótesis planteada por los investigadores es que el aumento de las actividades corruptas durante las campañas electorales puede ser una razón para esta coincidencia. “Una hipótesis es que cada vez que cambia el partido en el poder, aumenta la investigación bajo el Gobierno anterior”, afirma Alves.

Entre 1986 y 1991, cada miembro de la red tenía cerca de tres conexiones. La primera transición se produce entre 1991 y 1992 y puede estar asociado con el escándalo Collor , lo que llevó a la renuncia del presidente encerrado por el proceso de destitución . En ese período el número de conexiones entre los participantes era de 6 personas cada uno de ellos. La segunda gran transición se lleva a cabo entre 2004 y 2005, cuando cinco nuevos escándalo surgen – Corrupción en Post , dólares en ropa interior, Mensalão , República Ribeirão y valerioduto minería. A partir de ese período el número de relaciones entre participantes queda estable, con cerca de 18 personas en su red de relación. El impacto de la operación de la lava Jet no fue tan grande en los datos pues el recorte de la investigación termina en 2014, cuando sólo 21 personas habían sido expuestas por el esquema.

Estas conexiones no son aleatorias. A pesar de que no es posible identificar una jerarquía, las investigaciones sugieren que sólo siete centros son responsables de hacer puentes con los otros 397 miembros de la red. “Estos centros representan siete personas con gran influencia en la red de corrupción, pero que no necesariamente tienen el control de las actividades criminales”, afirma Alves. Estos personajes funcionan como el eslabón común entre diferentes grupos denunciados en esquemas de corrupción . El centro más influyente cuenta con 86 personas en su red.

¿Quiénes son los más influyentes del ecosistema corrupto de Brasil?

Pero, ¿quiénes son esos personajes? En la trama diseñada por los investigadores se reveló sólo que es un alcalde, cambiador de dinero, dos banqueros, un director de empresa y un senador. Alves prefirió no identificar al séptimo participante. Esto porque, por cuestiones jurídicas, los investigadores optaron por hacer una autocensura y retirar los nombres de la investigación. Inicialmente, la propuesta incluía la lista de nombres, año y escándalo en que esos “personajes” fueron citados. La justificación es que tener el nombre citado en un escándalo de corrupción no significa que la persona será indiciada o considerada culpable por la Justicia brasileña. “Procedimientos jurídicos en los grandes casos políticos de corrupción pueden llevar años, hasta décadas, y muchos nunca llegan a un veredicto final”, escribieron los investigadores. Alves explica, sin embargo, que los datos y metodología de investigación están a disposición de quienes se interesen. Por otra parte, el interés de los investigadores es conseguir replicar esa metodología. “Si tenemos acceso a datos más completos, por medio de alianzas con instituciones de Justicia, por ejemplo, podremos construir herramientas aún más precisas y útiles para las investigaciones”, resalta Alves. En el estilo de la película Minority Report – La Nueva Ley , los investigadores están apostando a que se puede predecir crímenes de la cartografía de los sospechosos involucrados en redes de corrupción. “Hemos probado varios algoritmosy descubrimos que es posible prever, con un 25% de precisión, las nuevas relaciones que serán establecidas en el futuro por esos individuos investigados. La posibilidad de acertar las previsiones en un análisis aleatorio de esas conexiones es de apenas el 1% “, afirma Alves. Este posible sistema “pre-crimen” no es capaz de predecir, como en la película, que alguien vaya a cometer algún delito, pero sí la posibilidad de alguien que ni siquiera está siendo investigado formar parte de algún nuevo esquema. “Esto puede ayudar a agilizar las investigaciones”, cree el investigador.

REGINA OLIVEIRA

San Pablo – Mar.  2018

 

https://brasil.elpais.com/brasil/2018/03/28/politica/

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *